Torrent cubrirá el foso y culminará la restauración de su Torre antes de las fiestas mayores

0
88

Las obras de restauración y recuperación de la Torre de Torrent están casi listas. Sólo restan retoques en el interior y la cubrición del foso que rodea parte del perímetro de la Torre. La alcaldesa de Torrent, María José Català, visitó hoy las obras y aseguró que se ha presentado ya el proyecto de cubrición del foso a la Conselleria de Cultura para poder tenerlo cubierto antes de las fiestas. La cubrición se realizará preservando los restos de su interior cerrado en superficie con losas de hormigón prefabricado.
Por primera vez, con los trabajos a punto de terminar, se pudo ver ayer la Torre en su interior donde se han recuperado numerosos elementos ocultos con el paso del tiempo que van desde grafitos, ventanas y puertas hasta los matacanes defensivos en las cuatro esquinas de la Torre hasta un altar del siglo XIX.

Los importantes hallazgos encontrados que van desde las bóvedas originales que se encontraban cubiertas hasta 25 ventanas y elementos defensivos como son los matacanes de la planta alta.

La alcaldesa de Torrent, María José Català, recordó que esta obra se une a un conjunto y sobre todo a las actuaciones que ha iniciado el Ayuntamiento para recuperar el centro histórico de Torrent.

Sobre el uso de la Torre, la alcaldesa también ha dicho que ya se está trabajando para que sea un fondo museístico donde los ciudadanos y ciudadanas puedan conocer la historia de la Torre así como de la ciudad. En ella se expondrán todos aquellos elementos encontrados durante la restauración.

Torrent redescubre su emblemática Torre

Uno de los secretos que sigue sin desvelarse, y que podrá hacerse el día de su inauguración es el origen de la misma, mora o cristiana. Todo dependerá de las pruebas del carbono 14 ya encargadas así como de los elementos encontrados que han podido desvelar las técnicas constructivas empleadas. Serán los expertos quienes definan este origen del principal edificio histórico de la ciudad junto a la iglesia de Asunción.

Uno de los hallazgos que ya ha sentado precedente y que se toma ya como referente para los investigadores son los matacanes defensivos de la parte alta o terraza.

El hallazgo de Torrent va a cambiar la concepción que se tenía de estas fortificaciones defensivas. Uno de los últimos fueron los matacanes que tenía la planta alta con paso desde la terraza de la torre.

Estos elementos defensivos asentados sobre madera, se encontraban en cada una de las esquinas de la torre permitiendo a los defensores del inmueble poder repeler cualquier ataque del exterior dese una posición elevada, permaneciendo perfectamente pertrechados detrás de barreras de madera.

En la restauración se han dejado los huecos como eran originalmente. Estas estructuras de madera de unos cinco metros en forma de “L” estaban en cada esquina de la torre. Son como una especie de balcones que sobresalían en cada esquina para poder defender el edificio.

Durante las obras de restauración se ha encontrado la madera originaria de la base que formaba este matacán, por lo que se convierte en una de las torres de este tipo en la Comunitat con esta singular estructura defensiva.

Hasta 25 nuevas saeteras y ventanucos de ventilación han sido encontradas durante las obras de recuperación, la mayoría de ellas permanecían tapiadas por el paso del tiempo y se desconocía de su existencia.

Entre 10 y 12 son las ventanas originales, conocidas como saeteras, y que sin duda datan de la época de su construcción, entre los siglos XII y XIV, cuando fue torre vigía o fortaleza de una guarnición de soldados.

Una de las puertas ha sido habilitada para dar acceso desde la calle, de manera que las personas discapacitadas puedan acceder a parte de la Torre. Hasta la fecha esto era imposible ya que sólo se podía acceder por una escalera que comunicaba con la primera planta.

De esta forma, las personas con movilidad reducida podrán visitar la primera de las cinco plantas de Torre. Era la única solución ya que dadas sus dimensiones era inviable instalar ningún otro tipo de acceso.

También sobre la puerta de acceso a la Torre, situada en la primera planta del edificio, se ha descubierto la ladronera, un gran balcón defensivo con estructura de madera de unos cuatro metros de longitud, que se disponía sobre la puerta de acceso a la torre, permitiendo la defensa vertical desde lo alto.

Se sabe que las vigas de su base eran de madera, iguales a las descubiertas en el matacán de la parte superior, ya que se han encontrado las improntas de las mismas, con un parapeto frontal que proteger el cuerpo del defensor.

En cuanto a los grafitos encontrados hace unas semanas, entre los que se encontraban varios dibujos de barcos pintados con carboncillo y que podrían ser de los siglos XVI al XVIII, se están procediendo a su protección mediante un encintado de los mismos.

Los grafitos de barcos, que podrían ser de los siglos XVI al XVIII, muestran las velas recogidas y pudieron ser obra de los soldados que realizaban las tareas de vigilancia durante los momentos que fue fortaleza o de presos durante la época en que esta Torre fue utilizada como cárcel, ya que puede simbolizar la libertad o también realizados por algún marinero llegado de una misión militar. Fueron pintados con carboncillo y han permanecido siglos ocultos tras varias capas barro y pintura.

Junto a estos grafitos de barcos existen otros que los investigadores aún están tratando de determinar su significado. Se trata de soldados y armas de los siglos XVII o XVIII, que están realizados mediante incisiones en el yeso de una de las troneras.

Otro de los descubrimientos fue la capilla encontrada en la primera planta. Se trata de un altar y retablo de obra oculta tras unas maderas en la primera planta de la Torre. Esta capilla, datada a mediados del siglo XIX parece probable que fuera erigida en el momento que fue destinada a prisión. Estuvo destinada a culto y el altar se encuentro elevada medio metro sobre el suelo original.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here