Seis controles de acceso y un centenar de agentes velarán por la seguridad en los carnavales

0
71

Rafelbunyol se acerca ya a su semana grande con uno de los actos más populares de toda la comarca: la noche de disfraces. Sesenta agentes de la Policía y la Guardia Civil velarán por la seguridad en una noche que reúne a decenas de miles de personas a las que intentarán controlar gracias a seis controles de acceso situados en las entradas del municipio.
El año pasado, más de 40.000 personas colapsaron las calles del pueblo en una noche que dejó más incidentes de los esperados y provocó, incluso, que el Consistorio se planteara la supervivencia de los carnavales más famosos del mes de septiembre. Tras realizar una encuesta entre los vecinos, se comprobó que la mayoría querían que perviviera la fiesta pero con más seguridad.

Por ello, más de 100 agentes y la participación de varios Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado velarán por la seguridad y tranquilidad de la fiesta de Rafelbunyol.

La Policía Local del Ayuntamiento de Rafelbunyol ha puesto en marcha una Junta de Seguridad, en colaboración con la Guardia Civil y la Policía adscrita a la Generalitat, que ha culminado en un plan de acción cuyo principal objetivo es que no se produzcan incidentes de gravedad entre los casi 40.000 participantes que se prevé asistan a este acto, el viernes 3 de septiembre, así como asegurar la entrada y salida de la población sin problemas.

Más controles de alcoholemia y drogas, mayor coordinación con otros cuerpos del Estado, más puntos de control, control de los accesos y el tráfico, aumento de la asistencia sanitaria y la habilitación de zonas peatonales y otras exclusivas de aparcamiento, son algunas de las múltiples medidas adoptadas para garantizar el transcurso de una tranquila velada.

Un operativo formado por un centenar de agentes de la Policía Local, Guardias Civiles, Policías adscritos a la Generalitat, y Seguridad Privada vigilarán la seguridad de la fiesta y la afluencia de tráfico que en el año pasado se cifró en la entrada de entre 4.000 y 6.000 vehículos.

Además, se han habilitado 3 postas sanitarias con asistencia médica integral: una en la calle Rei en Jaume, otra frente a la Casa de la Dona y una tercera móvil para cubrir posibles incidencias. Un punto de información, sito en el Consistorio y dos retenes de Policía, uno en el Ayuntamiento y otro en la calle Massamagrell, terminan de fortalecer la seguridad de los ciudadanos esa noche.

Accesos controlados

La gran afluencia de público a este acto festivo, hace que el control de los accesos sea una parte fundamental de este plan de acción. Se establecerán controles en las entradas naturales del municipio (por Massamagrell, Náquera y la Pobla de Farnals) y se habilitará una zona de evacuación, por la CV-306, cuya entrada será cortada a partir de las 21.00 horas excepto a vecinos y vehículos autorizados, asegurando la salida de ambulancias en caso de ser necesario.

Asimismo, para evitar que se produzcan daños en los vehículos estacionados se procederá a la retirada de los mismos, 24 horas antes de la fiesta, en el centro de la localidad, previamente anunciado con bandos y placas informativas.

Tanto es el trabajo que la Policía Local asume en esta fecha, y tal su coordinación, que desde otras localidades se han interesado por el buen funcionamiento de este operativo. Por ello, esa noche, otros cuerpos de policía asistirán a la fiesta, no sólo para colaborar sino también para observar sus procedimientos y extrapolarlos a sus municipios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here