Paiporta recupera la gestión pública del servicio de los cementerios privatizada en 2013

El pleno del Ayuntamiento de Paiporta ha aprobado recuperar la gestión municipal de los cementerios de la localidad. La concejala de Hacienda y Administración General, Beatriz Jiménez, defendió la moción en la que se marcaba como objetivo “la ampliación de los servicios que presta la empresa municipal ESPAI y la equiparación mínima laboral de los empleados” que trabajan en los cementerios, una gestión hasta ahora en manos de una empresa privada. La decisión se tomó en el pleno del pasado jueves.

En su turno de palabra, el concejal del PSPV-PSOE, Ricard Benlloch, defendió en los mismos términos la propuesta y denunció los hechos que se vivieron en 2013 cuando, en medio del proceso de privatización llevado adelante por el equipo de Gobierno anterior del PP, se produjo un desagradable incidente en el que un ataúd cayó desde una altura de cuatro metros durante un sepelio, se rompió, y dejó el cuerpo del finado al descubierto.

Benlloch también puso de manifiesto la falta de atención y apoyo, posterior al accidente, del equipo de Gobierno con la familia. A estas alturas el proceso de la reclamación patrimonial continúa abierto. Tres años después,en el pleno del pasado jueves, el entonces alcalde y portavoz del PP, Vicente Ibor, reconoció la cadena de errores que provocaron aquel episodio y pidió disculpas públicamente a la familia.

En la moción, aprobada con los votos a favor del equipo de Gobierno (Compromís, PSPV-PSOE y PodEU) y la abstención de PP y Ciudadanos, se pedía el cambio de estatutos de la empresa pública ESPAI para que incluyeran la gestión de los cementerios. Los motivos principales aportados por los miembros del equipo de Gobierno incluían la equiparación de las condiciones de trabajo de los empleados del cementerio con la plantilla de ESPAI, y la posibilidad de evitar situaciones como las vividas en 2013.

El incidente se produjo el 14 de enero, un incidente motivado por la falta de formación de los trabajadores encargados de dar servicio al cementerio y las deficiencias de la maquinaria utilizada para colocar el ataúd en el nicho.

Se dio la circunstancia de que el 31 de diciembre de 2012 se había despedido a los dos trabajadores del cementerio y, mientras se producía la transición a la gestión privada, el Ayuntamiento, entonces en manos del Partido Popular, reubicó en el cementerio a dos trabajadores de ESPAI sin ninguna experiencia ni formación previa.

Benlloch explicó en el pleno que “la familia sólo recibió una carta de condolencia remitida por el alcalde y, a estas alturas, ya como si nada hubiera pasado. Tres años después del accidente todavía continúa abierto el expediente de reclamación patrimonial. Este ha sido el apoyo que se prestó por parte de la anterior corporación”.

El concejal Ricard Benlloch también denunció que durante 16 días, el servicio se prestó de forma deficiente y que aquello fue producto “de una cadena de malas decisiones” que desembocaron en el lamentable incidente. “No se trata de hacer sangre sobre un asunto, pasado pero no cerrado, se trata de hacer reflexionar sobre cómo las decisiones que se toman pueden afectar de una manera tan grave la vida de una familia y de cómo no se tiene que actuar por parte de un equipo de gobierno”, añadió.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *