Moncada recupera los cuadros premiados en la bienal de pintura para convertir el Consistorio en una gran sala de exposiciones

0
64

Después de décadas almacenados, los cuadros ganadores de las distintas ediciones de la Bienal de Pintura de Moncada, han sido recuperados, restaurados y expuestos. Primero, en una exposición titulada ’60 anys de creació’ que se organizó en mayo en la biblioteca municipal y, ahora, en el edificio consistorial que se ha convertido en una improvisada sala de exposiciones para el disfrute de vecinos y visitantes.

Se trata de una apuesta del propio alcalde, Juan José Medina, empeñado, según explica, en recuperar el patrimonio de Moncada ya que los cuadros ganadores de la bienal pasan a ser propiedad del municipio y, algunos de ellos, tienen un alto valor ya que sus autores han conseguido cierta relevancia en el mundo del arte.

Según Medina, muchos de estos cuadros estaban en un almacén y algunos de ellos, estropeados. Con la exposición del mes de mayo, organizada por el grupo Embolicart, se aprovechó para restaurar muchos de ellos, valorarlos y catalogarlos.

Ahora, lucen en las paredes de la primera planta del Ayuntamiento, en los pasillos y en los despachos, también en el de Alcaldía, junto a otras obras pictóricas regaladas al municipio o adquiridas por alcaldes anteriores que cedieron luego su propiedad al Consistorio para que pudieran disfrutarlas todos los vecinos.

Según Medina, decorar el Ayuntamiento con estos cuadros tiene una doble función: por un lado, recuperar un importante patrimonio artístico que estaba “abandonado” y, por otro, ofrecer cultura y arte a los vecinos y trabajadores del municipio en su día a día. Aunque todo tiene sus riesgos y es que el alcalde reconoce que estar a la vista y sin vigilancia expresa puede tentar a ciertas personas a estropear las obras, por ello, señala que se plantea la posibilidad de colocar cámaras de vigilancia que velen por la seguridad del patrimonio municipal.

Obras como ‘Siluetas y formas en un espejo mágico’, de Francisco Javier Soria, primer premio en la Bienal de 2009; ‘Obsesión’, de Javier Andrés Escorcia, finalista en 1984; ‘Las Brujas’, de Miquel Vicens Riera, primer premio en la edición de 1972; ‘Albufera’, de Vicent Pastor Almiñana, ganador en 1964, o ‘Reclam’, el segundo premio de la Bienal de 1982, de Adrià Pina, adornan ya el edificio consistorial.© Celia Dubal/Hortanoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here