Mislata y la Diputación urbanizarán dos calles del casco antiguo después de más de 100 años sin mantenimiento

0
80

01.mislata.rusEl presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, ha firmado esta mañana en su despacho tres convenios de colaboración con los responsables municipales de El Puig, Macastre y Mislata con el objetivo de poner en marcha proyectos de recuperación y mejora de algunas infraestructuras locales.

Las calles Marcos Porta y Manuel Simó se encuentran en pleno centro del casco urbano de Mislata, concretamente, entre el barrio de La Morería y la plaza de la Constitución, donde está el Ayuntamiento. A pesar de su céntrica ubicación, estas dos pequeñas calles de Mislata presentan un aspecto muy degradado y sus vecinos están sufriendo desde hace muchos años serios problemas de infraestructuras.

Por eso, el gobierno municipal ha decidido actuar en la zona y, tal como explica el alcalde, Carlos Fernández Bielsa, “reurbanizar dos calles que llevan cien años sin ningún tipo de mantenimiento, con el objetivo de mejorar su imagen y sobre todo, resolver problemas como la falta de colectores o la eliminación de las barreras arquitectónicas”.

Para ello, Bielsa ha firmado esta misma mañana un convenio con el presidente de la Diputación, Alfonso Rus, para que la institución provincial colabore en la financiación de las obras con una dotación económica de 100.000 euros. Las calles Marcos Porta y Manuel Simó necesitan con urgencia la construcción de un colector de aguas pluviales y otro de fecales, además de la renovación de toda la red de alcantarillado. Además, los vecinos de estas dos calles tienen incluso problemas con las acometidas del agua potable, una circunstancia que también se solucionará gracias a este proyecto.

En cuanto al aspecto exterior de las calles, la reurbanización servirá para modernizar este pequeño rincón del casco antiguo de Mislata, dotándolo de un diseño semipeatonal similar al que tienen otras vías adyacentes como la calle Mayor o la calle Estación.

Las zonas a tratar presentan un firme en muy mal estado e incluso, como apunta Bielsa, “tienen unas aceras tan estrechas que resulta imposible que circulen por ellas personas con movilidad reducida”. Por este motivo, el proyecto prevé eliminar todas estas barreras arquitectónicas, incluida también la escalera que da acceso a la calle San Antonio y por la que, evidentemente, tampoco pueden acceder las personas con algún tipo de discapacidad física.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here