Mislata recepciona las obras del barrio de Almassil pero reclama los otros 3 proyectos del Plan Confianza paralizados

0
65

El secretario autonómico de Infraestructuras, Victoriano Sánchez Barcáiztegui, ha visitado esta mañana Mislata para firmar junto al alcalde, Carlos Fernández Bielsa, el acta de recepción de las obras de reurbanización del barrio de Almassil. Se trata de uno de los proyectos que en su día presentó el Ayuntamiento dentro del Plan Confianza y que ha contado con un presupuesto cercano al millón y medio de euros.
En un acto celebrado en el Salón de Pleno del Ayuntamiento, Bielsa ha agradecido a la Conselleria de Infraestructuras la finalización de este proyecto, pero no ha desaprovechado la oportunidad para reclamar a la Generalitat que cumpla con su compromiso y acabe los otros tres proyectos del Plan Confianza que tiene paralizados.

Bielsa agradeció a la Conselleria “que este proyecto haya visto la luz, pero me gustaría que también vieran la luz los otros proyectos del Plan Confianza que están paralizados, como el centro deportivo y cultural de la piscina cubierta, la reforma de la Plaza Juan XXIII o las mejoras en el bar de La Canaleta”.

El alcalde recordó que en el año 2009, la Generalitat asignó a Mislata casi nueve millones de euros, los que le correspondían por número de habitantes, dentro de este plan de estímulo económico. Con este dinero, el Ayuntamiento solicitó cinco proyectos para la ciudad y uno de ellos tenía como objetivo invertir en el reasfaltado, alumbrado y eliminación de barreras arquitectónicas en diversas calles de barrio de Almassil y Vázquez Mella.

Las obras han servido, en palabras de Bielsa, “para modernizar el aspecto de esta zona de Mislata, por entonces bastante degradada”. El proyecto incluía en ensanche de aceras, la sustitución de alumbrado, la renovación de colectores, la construcción de pasos de patones elevados y la eliminación de barres arquitectónicas, así como el reasfaltado de la calzada de algunas calles.

Sin embargo, la ejecución de este proyecto urbanístico no ha sido precisamente un camino de rosas y los vecinos del barrio han acabado pagando las consecuencias. Los problemas económicos de la Generalitat y de la empresa adjudicataria, que entró en concurso de acreedores dejando abandonadas las obras, provocaron innumerables retrasos y dejaron varias calles levantadas durante meses.

Por eso, a pesar de que los problemas han sido ajenos al Ayuntamiento, el alcalde ha agradecido hoy a los vecinos de Almassil “la comprensión y la sensatez con la que han soportado durante muchos meses los obstáculos en sus calles. Pero el objetivo bien valía la pena”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here