Mislata propone que la línea 81 modifique el itinerario hasta su límite municipal y conectar así con la L-150

0
27

El Ayuntamiento de Mislata está negociando un acuerdo in extremis con la Agencia Valenciana de Movilidad para que los vecinos no se queden sin servicio de autobús público la semana que viene, cuando la EMT modifique el itinerario de la línea 7. Pero, según explica el alcalde, Carlos Fernández Bielsa, “no va a ser un cheque en blanco ni se va a aceptar ningún acuerdo en el que salgan perjudicados los ciudadanos de Mislata”.
Una vez descubierto que la línea 7 se quedará en el Mercado Central, lo que invalida la primera propuesta de convenio de la AVM, Bielsa ha presentado su propia alternativa. Se trata de una propuesta de acuerdo entre el Ayuntamiento de Mislata y la Agencia de Movilidad que “serviría para conectar la línea 150 de Metrobús con varias arterías de la EMT, de manera que los vecinos de Mislata puedan desplazarse con un solo transbordo a cualquier parte de la ciudad de Valencia”, explica el alcalde.

La gran baza de Bielsa es conseguir que la línea 81 de la EMT modifique su itinerario para que coincida con el que hasta ahora hace la línea 7. Y además, que llegue hasta las zonas limítrofes de Mislata y Valencia, para conectar directamente con la línea 150 de Metrobús en un solo transbordo. Además del 81, que vendría a sustituir al 7, el alcalde quiere también conexión de la L-150 con otros líneas de la EMT, como la 79, la 80 y la 90.

El acuerdo que el Ayuntamiento de Mislata pretende alcanzar con la AVM incluye otra condición más, las conexión de los autobuses que atravesarán Mislata (L-150) con el Metrorbital, que discurre por toda la ronda sur de Valencia y que daría servicio a los mislateros a zonas como la nueva Fe, el cementerio o la Ciudad de las Artes y de las Ciencias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here