Más de 2.000 vecinos celebran Sant Antoni en Godella

0
72

El domingo 7 de febrero, Godella celebró la festividad de Sant Antoni con la tradicional bendición de animales a la que asistieron cerca de 2.000 vecinos de la localidad y de pueblos cercanos. El rector de la Parroquia de Sant Bertoméu, Ricardo Estrems y el párroco Paco Palanca pusieron bajo la protección del santo a más de 350 mascotas.
Los asistentes se acercaron con toda suerte de animales tales como perros, gatos, pájaros, conejos, galápagos… aunque las estrellas fueron, un año más las caballerías, más de 130 en total venidos de pueblos como Massanassa, Burjassot, Moncada, Bétera o Manises.

El acto, celebrado en la calle Mayor, sirvió también para reconocer el esfuerzo de los patrocinadores (empresarios y asociaciones locales) y de particulares, como fue el caso de José Martínez ‘Pepico el Tripero’, al que el alcalde de Godella, Salvador Soler concedió una insignia de plata “por su implicación y trabajo en pro de la supervivencia y desarrollo de esta fiesta tan arraigada en los pueblos de l’Horta”.

En la misma Plaza de la Iglesia, la Sociedad Protectora de Animales de Godella (SPAG) celebró su III Restrillo Benéfico en el que los asistentes pudieron adquirir gran variedad de artículos de decoración, libros, complementos y todo lo necesario para su animal de compañía. Alrededor de 200 personas pasaron por el Rastrillo.

Según los organizadores, la SPAG, se han recaudado 400 euros gracias a que todos los artículos que estaban a la venta fueron donados por particulares. Los beneficios obtenidos se destinarán al mantenimiento de los animales abandonados del albergue que tiene la asociación.

Además, la SPAG participa en esta actividad religiosa llevando a bendecir a diversos canes para, además de garantizarles salud, que puedan ser conocidos por el público asistente y adoptados. Este año desfilaron por la calle Mayor del municipio cerca de una treintena de canes del albergue, entre ellos Edu, Vega, Candela, Murray y como nota positiva de la jornada Saina, una encontró una nueva familia y fue adoptada.

El programa de actos de la jornada concluyó con una comida de ‘arròs amb fessols i naps’ en el colegio Sagrado Corazón, que cedió sus instalaciones para la ocasión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here