Los intereses comunes de Ikea y Paterna fuerzan una reconciliación ‘en directo’

0
63

No resulta nada habitual lo que esta tarde se ha vivido en un céntrico hotel de Valencia. Ikea había convocado a los medios para contrarrestar las acusaciones del Ayuntamiento de Paterna sobre la supuesta ruptura de las negociaciones. Cuando aún no había comenzado la comparecencia, el alcalde, Lorenzo Agustí, ha hecho acto de presencia y, después de escuchar los argumentos de Ikea, que sigue apostando por Paterna, ambos han anunciado la reanudación de las negociaciones. Toda una reconciliación en directo.
Cuando aún resonaba el eco de las duras declaraciones del alcalde paternero realizadas contra Ikea esta misma mañana con perlas como “quieren seguir subastándose” o “lo que no quieren es empezar a invertir”, Ikea ha tomado la palabra. El anuncio emitido el sábado por el Ayuntamiento sobre la ruptura de negociaciones tras una reunión en la que los representantes de Ikea abandonaron la mesa ha sido desmentido por la multinacional punto por punto.

Desde que no habían dado por rotas las conversaciones, hasta que seguían apostando por Paterna, pasando por que sus representantes en la reunión se marcharon emplazando al Ayuntamiento a una próxima reunión para debatir los últimos cambios, el director de Expansión de Ikea Ibérica, Udo Knappstein, y el director inmobiliario de Ikea Ibérica, Sylvain Laval han ofrecido una versión de los hechos totalmente contraria a la de Agustí sin importarles que estuviera presente.

La defensa de la empresa sueca ha pivotado sobre el argumento de que, si tuvieran claro que querían romper las negociaciones, hubieran acudido a la reunión en persona los máximos responsables (Knappstein y Laval) y no los representantes que fueron, de escalafón inferior dentro de la empresa. Además, aseguran que en ningún momento se fueron de la reunión cerrando la puerta sino que apuntaron que necesitaban tiempo para estudiar nuevos cambios en el proyecto.

Del mismo modo, han reiterado su interés por la Comunitat Valenciana y por Paterna en concreto pues Valencia es la única región europea con un área metropolitana de más de un millón de habitantes que no cuenta con una tienda Ikea. Tras enterarse del comunicado emitido por Paterna el sábado, la empresa intentó en vano ponerse en contacto con el alcalde y, al no conseguirlo, consideraron que debían de convocar una rueda de prensa para desmentir las declaraciones realizadas desde el municipio valenciano.

“Una estrategia de presión”

Agustí ha escuchado atentamente los argumentos de Ikea y, espoleado por algunos periodistas, ha tomado la palabra para insistir en que los representantes de la empresa en la reunión se marcharon del Ayuntamiento con un “Paterna no tendrá Ikea”. Pese a ello, se ha disculpado por no estar localizable durante el fin de semana y se ha mostrado satisfecho por la predisposición de los suecos a continuar con las negociaciones.

Sin embargo, ha insistido en que considera que la actuación del viernes fue “una estrategia de presión” planeada por la multinacional y ha defendido que la postura del Ayuntamiento fue “la más coherente”. Después de todo, Ikea y Paterna han acordado retomar las negociaciones la próxima semana.

Cambio de proyecto

Aunque aseguran que su intención no fue romper las negociaciones, desde la empresa reconocen estar en desacuerdo con algunas de las nuevas circunstancias del proceso de implantación. Para empezar, argumentan que el plazo para la presentación de ofertas en busca de un socio privado que conforme la empresa mixta que realizará los accesos a Ikea “se retrasa constantemente”, la última, hasta finales de abril y no saben “si alguna empresa está interesada”.

Para la multinacional, los plazos son extremadamente importantes y, de hecho, el no disponer de plazos fiables y concretos fue lo que dinamitó su implantación en Alfafar. Por eso no están satisfechos con el retraso que se está acumulando aunque ya han advertido de que, a este ritmo, sus previsiones de tener acabada la tienda en el verano de 2012 van a verse frustradas.

Parece ser que el Ayuntamiento de Paterna, dispuesto a admitir algunos extremos de las alegaciones presentadas por asociaciones de vecinos y municipios, presentó en la reunión una ubicación para Ikea desplazada cien metros de la original y acordada con la empresa, un hecho que no ha sentado bien a la multinacional. Tampoco parecen mostrarse de acuerdo en el punto de la inversión en urbanización y accesos.

Ikea se ha comprometido a invertir hasta 34 millones de euros. Para el Ayuntamiento, son insuficientes y, para la empresa sueca, son más que suficientes a tenor de sus proyectos básicos. La diferencia parece radicar, según la empresa, en que el Ayuntamiento “pretende financiar con ese dinero otro tipo de infraestructuras y, nosotros, sólo vamos a pagar las que sean exclusivamente necesarias para el funcionamiento de la tienda”.

“Pagaremos las soluciones de los problemas que genere Ikea, pero no vamos a asumir las soluciones de problemas del Ayuntamiento”, argumentan preguntados sobre las ya congestionadas carreteras que llevarán a la futura tienda. Según han afirmado hoy, 34 millones es la mayor inversión que la empresa ha hecho en España en concepto de urbanización e infraestructuras de acceso.

Pese a estas diferencias, y con los tan distantes recuerdos de la reunión del viernes que mantienen una parte y otra, Ikea y el Ayuntamiento se reunirán la próxima semana para retomar las conversaciones y continuar adelante con un proyecto que interesa mucho a las dos partes. Parece que esta primera bronca no supondrá la ruptura definitiva de lo que puede ser una larga y fructífera relación. © Celia Dubal/Hortanoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here