Las cuentas de la empresa mixta Burjatec llevan a un juez a investigar al alcalde y al gerente de la mercantil

0
88

Burjassot fue pionero hace varios años en crear una empresa mixta, constituida al 51% pro el Ayuntamiento, a través de la empresa pública Cemef, y al 49% por un socio tecnológico, destinada a ofrecer conexión de internet sin cables a los vecinos del municipio a precios más económicos que las grandes operadoras, Burjatec. Sin embargo, cuatro años después, un juez ha considerado que las cuentas no están claras.
Por ello, y según asegura el grupo del PP en el Ayuntamiento de Burjassot, el juez, a raíz de los hechos que el grupo popular puso en conocimiento de juzgado, ha abierto diligencias previas para aclarar las circunstancias de la situación económica de Burjatec, una investigación que tiene en el punto de mira al alcalde, José Luis Andrés Chavarrías, y al gerente de la empresa y socio tecnológico, además del secretario del Consejo de Administración, Rafa García que es, también el secretario de Organización del PSPV en la provincia de Valencia.

Al parecer, existen deudas importantes con proveedores a las que la empresa no quiere hacer frente, según denuncian desde el PP, grupo que puso en conocimiento de sus servicios jurídicos y, posteriormente, del juzgado que es quien ha abierto diligencias previas para esclarecer los hechos. Según declaró la portavoz del PP en Burjassot, Cristina Subiela, la investigación podría suponer acusaciones de “prevaricación y falsedad documental”, entre otros.

Sin embargo, preguntado por estos hechos, Rafa García aseguró el viernes no tener conocimiento de los mismos al tiempo que destacó que el lunes 19 de julio se había convocado Consejo de Administración y Junta General para dar cuenta de la liquidación de 2009. Asimismo, destacó que en el Consejo de Administración están representados todos los grupos políticos del Ayuntamiento y recordó que la propia Subiela fue la presidenta de la empresa, como presidenta de Cemef, hasta hace “unos meses”.

“Empresa viable”

García insistió, además, en que la empresa es viable porque dispone de 1.500 abonados y justificó el ingreso de 350.000 euros adicionales del Ayuntamiento a Burjatec para abonar el renting tecnológico porque el plazo de amortización que se estableció en el momento del estudio previo ha resultado “demasiado corto”.

El secretario del Consejo de Administración aseguró que esta operación no impide que el equipo de Gobierno continúe viendo la empresa mixta con posibilidades de salir adelante y continúe apostando por un proyecto que fue pionero en la Comunitat Valenciana.

El Bloc exige el cierre

El grupo municipal del Bloc, sin embargo, ha pedido el cierre de la empresa tras la ampliación de capital en 350.000 euros aprobada por la Junta General de Cemef el pasado viernes.

El importe se destinará a pagar el préstamo que Burjatec pidió en el año 2006 y que el Ayuntamiento avaló. Como la empresa, según el Bloc, no puede hacer frente a las cuotas mensuales, la ampliación de capital cancelará el préstamo para que no se ejecute el aval.

El Bloc ha recordado que en 2006 ya advirtieron de que no había bastante información para que el Ayuntamiento asumiera el aval y que el proyecto empresarial de Burjatec era “confuso”. “Ahora se ha demostrado que nuestras dudas estaban justificadas”, asegura su portavoz, Jordi Sebastià, quien señala que “se debe mucho dinero a diversos proveedores” por lo que ha solicitado el cierre de Burjatec “tal y como funciona actualmente”. © Hortanoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here