La Unió lamenta que las ayudas del Consell por las heladas de febrero solo lleguen a algunas localidades “y no a todas” de l’Horta

0
83

La Unió de Llauradors indica que la Orden de la Generalitat que regulará las ayudas por las heladas de febrero -publicada hoy en el DOCV- solo contempla ayudas a las plantaciones de cítricos que han resultado más dañadas de algunas poblaciones de la Ribera Alta, Ribera Baixa, Horta Sud, Horta Nord, Vall d’Albaida, la Safor, Canal de Navarrés, la Costera, Camp de Túria, Hoya de Buñol y la Serranía, “pero no todas además ya que hay casos de comarcas con una sola o dos como mucho localidades beneficiadas”
Según la Unió, la orden que regula las ayudas sale 6 meses tarde y únicamente contempla medidas de apoyo a la financiación que supondrán un incremento o alargamiento del endeudamiento de los afectados que beneficiará sólo a las entidades financieras.

La ayuda consiste simplemente en una subvención del coste del aval suscrito a través de la Sociedad Anónima Estatal de Caución Agraria (SAECA) o la bonificación de intereses de los préstamos formalizados a través de entidades financieras que se adhieran al convenio de colaboración establecido al efecto. En este sentido ya en el convenio por la sequía ha habido problemas con entidades como por ejemplo Bankia, con fuerte presencia en la Comunitat Valenciana, que no lo ha suscrito.

Además, según la Unió, se quedan sin ayudas los productores del resto de cultivos como la fruta de verano, las hortalizas u otros cultivos de secano, “provocando un agravio comparativo y discriminación entre agricultores por parte de la administración valenciana”

La Unió considera que tanto el Gobierno valenciano como el Gobierno central “deberían haber hecho un esfuerzo y establecer un sistema de ayudas parecido al que se puso en marcha tras las heladas de 2005 y que, en ciertas zonas, provocaron incluso daños inferiores a los de las de este año”.

Ramón Mampel, secretario general de LA UNIÓ, indica que “estas ayudas de la Generalitat llegan tarde, distinguen entre agricultores de primera y de segunda y son totalmente inútiles para hacer frente a un siniestro que hacía más de un lustro que no se recordaban.”

En este sentido, Mampel apunta que “no entendemos para qué tenemos la mayor parte de competencias agrarias transferidas cuando son incapaces de arbitrar medidas eficaces que eviten la ruina de sus agricultores y el abandono de las explotaciones. Se adeuda en concepto de ayudas cada vez más dinero a los agricultores y ganaderos y además ahora se publican unas ayudas por las heladas que no se adecuan a la realidad de las pérdidas. Parece que viven en otro mundo o en otra realidad”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here