La supresión del paso a nivel inicia el camino para el soterramiento de las vías del Metro en Picanya

0
112

El conseller de Infraestructuras y Transporte, Mario Flores, ha anunciado hoy que la Generalitat “tiene previsto finalizar el programa de supresión de pasos a nivel a principios de 2011, ya que los ocho pasos que faltan por suprimir están en ejecución”. El Conseller ha realizado estas declaraciones durante el acto de inauguración de las obras de supresión del paso de vehículos en el paso a nivel PI-7 en Picanya.
Allí ha explicado que la Conselleria de Infraestructuras y Transporte, consciente de la gran importancia de la seguridad en el transporte público, aprobó en 1997 el Programa de Supresión y Mejora de los pasos a nivel de la red de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana en la provincia de Valencia, posteriormente recogido en el Plan de Infraestructuras Estratégicas (PIE) 2004-2010.

Flores ha comentado que este primer programa ha supuesto una inversión de 100 millones de euros, mejorando así la seguridad tanto ferroviaria como viaria y peatonal. Asimismo, ha anunciado que la Conselleria “ya está trabajando en un segundo programa de supresión de pasos a nivel”.

El semi-cierre del paso a nivel en Picanya supone la eliminación del paso a nivel 117 de los 125 incluidos en este programa. En la actualidad, la Conselleria está trabajando en la eliminación de los restantes ocho pasos a nivel: dos pasos a nivel C-8 y C-9 en Carlet, un paso a nivel peatonal B-1 en Burjassot, dos pasos a nivel en el soterramiento de las vías en Benimàmet y tres pasos a nivel en el soterramiento de las vías en Alboraya.

La supresión del paso a nivel de Picanya ha supuesto una inversión de 3, 7 millones de euros. Flores ha destacado que esta actuación “disminuirá el tráfico de vehículos por el casco urbano de la población y deja la obra preparada para el futuro soterramiento de las vías del tren a su paso por esta población”.

Características

La eliminación del tráfico rodado en el paso a nivel PI-7 en Picanya se posibilita mediante la construcción de una nueva ronda viaria, al oeste del núcleo urbano. Este nuevo vial, con una longitud de 920 metros, tiene su inicio en la rotonda del enlace de la autovía de Torrent, parte en dirección sur para cruzar las vías del ferrocarril a distinto nivel mediante un paso superior, y posteriormente en dirección este se dirige a conectar con el camí de la Pedrera.

Se diferencian dos tramos en la ronda. Un primer tramo inicial, desde la rotonda de la autovía de Torrent hasta la nueva rotonda construida en el cruce con el camí de la Noria, con una longitud de 380 metros, y una calzada con un carril por sentido y un itinerario ciclista-peatonal. El segundo tramo, que parte de la nueva rotonda y finaliza en el camí de la Pedrera, tiene una longitud de 540 metros, consta de dos carriles por sentido y da continuidad al itinerario ciclista-peatonal.

Las intersecciones con el viario existente se han resuelto mediante glorietas, así se ha actuado en la glorieta del enlace de la autovía de Torrent añadiendo el ramal correspondiente a la nueva ronda construida, así como ha sido necesario modificar ligeramente el ramal continuo, correspondiente a la carretera CV-406 (acceso a Picanya por el norte).

Se han construido dos glorietas nuevas, la primera en el cruce de la nueva ronda con el camí de la Noria y que además permite el cambio de sección de los dos tramos diferenciados, la segunda rotonda resuelve la intersección con el camí de la Pedrera.

La actuación en el viario se ha completado con la ampliación de un tramo del camí de la Pedrera, dando continuidad a la zona verde y peatonal hasta la nueva rotonda construida.

Asimismo, la actuación se ha integrado en un entorno prácticamente urbano, mediante la colocación de pantallas antirruido en la zona cercana al núcleo urbano, el uso de materiales nobles como la madera en la barandilla y el correspondiente alumbrado.

La actuación ha supuesto la peatonalización del paso a nivel PI-7 y adosado a él, se ha habilitado un paso especial para su utilización por los cortejos fúnebres desde el casco urbano hacia el cementerio municipal de Picanya.

Para los vehículos del cortejo fúnebre se habilita un paso de tres metros de ancho, que permanecerá cerrado por dos puertas cancela, situadas a ambos lados de la vía. Estas puertas se abrirán exclusivamente para el paso del cortejo fúnebre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here