La Policía Local y la Brigada de Obras y Servicios de Moncada renuncian a hacer servicios extraordinarios

0
372

Más de 20 días llevan los policías y brigadistas de Moncada sin realizar servicios extraordinarios después de que el 5 de enero anunciaran su renuncia a prestar más servicios fuera de su horario ordinario “ante la incertidumbre y el desconcierto” generado por el Gobierno municipal al informar de que no se seguiría con el sistema actual.

Los trabajadores municipales pidieron que no se les dieran más servicios extraordinarios entre otras cuestiones, “por la bajada del precio del operativo, la pérdida del sistema de pago prorrateado y la imposibilidad del equipo de Gobierno de ofrecer una alternativa negociada”, según los sindicatos UGT, SPPLB, CSI·F, STA-IV y SIPOL-CV, cuyas secciones sindicales reclamaron por registro de entrada el 16 enero que se retomaran las negociaciones para buscar una solución pues, en apenas 10 días, quedó demostrado que la ausencia de servicios extraordinarios podría ocasionar situaciones graves para los ciudadanos.

En su escrito del 16 de enero, en el que las secciones sindicales establecen su total disponibilidad para la búsqueda de una solución a esta situación junto al equipo de Gobierno, relatan una serie de casos en los que la ausencia de servicios extraordinarios podría haber tenido graves consecuencias.

Así, señalan que en la cabalgata de Reyes del día 5 de enero no hubo un operativo especial de seguridad. El acto fue cubierto por los agentes disponibles del servicio ordinario del turno de tarde, por lo que se tuvo que cerrar el retén, dejar de realizar patrulla preventiva por el casco urbano, por Masías y por los polígonos industriales y se tuvo que dejar de atender los requerimientos que los ciudadanos hacían a la Policía.

Por ejemplo, se recibieron llamadas por vados ocupados que no pudieron ser atendidas y, “especialmente grave” fue la desatención de la llamada del responsable del mercado municipal denunciando que estaba recibiendo amenazas e insultos por parte de dos personas que estaban pidiendo dinero entre los clientes y a los que había advertido de que no podían estar allí.

Por otra parte, el día 10 de enero se recibió un aviso por la caída de una farola en un parque de la plaza Emilio Ramón Llín, Aunque no hubo daños personales, la farola quedó conectada a la red eléctrica y con el cableado accesible con el riesgo que ello conllevaba para los usuarios del parque. La Policía Local llamó al servicio de guardia de electricistas, pero la renuncia de los brigadistas a hacer horas extraordinarias hizo que se encontraran con el teléfono apagado.

Ante el riesgo de accidente, se intentó localizar a alguno de los trabajadores a través de sus teléfonos particulares. Finalmente, uno de ellos accedió, “por responsabilidad”, a desconectar la farola de la red eléctrica hasta que el servicio ordinario subsanase la incidencia en horario laboral.

Por todo ello, las secciones sindicales consideran que la actual situación “debe ser abordada con la importancia y urgencia que tiene” y que “no pude dejarse a los ciudadanos sin unos servicios básicos que den respuesta las 24 horas a sus necesidades extraordinarias”.

Los sindicatos creen que este “grave problema” debe solucionarse lo antes posible y, por ello, ofrecen a los responsables políticos su total disponibilidad para la búsqueda de soluciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here