La Policía Local retira cada año más de 400 vehículos abandonados de forma gratuita

0
73

Este servicio municipal pretende ganar plazas de estacionamiento, facilitar la limpieza viaria y mejorar la imagen de la ciudad. Como explica el alcalde, Manuel Corredera, “las calles de Mislata están muy saturadas de vehículos debido a nuestra alta densidad de población, por lo que el esfuerzo que realiza la Policía Local para retirar coches abandonados es encomiable”.
Por eso, los vecinos de Mislata tienen a su disposición un servicio de retirada de vehículos para cuando deciden jubilarlos. En ese momento, explica el concejal Vicente López, “desde la Policía tramitamos la baja de los coches, su retirada de la calle y su posterior tratamiento y reciclaje, todo ello sin ningún coste para los vecinos”. Pero pese a todas las facilidades, todavía se encuentran a menudo vehículos en la calle con claros síntomas de estar estacionados durante largos periodos de tiempo, según han informado fuentes del Ayuntamiento.

Es entonces cuando la Policía pone en marcha el procedimiento de retirada por iniciativa propia. El primer paso es localizar y señalizar el vehículo, elaborar un acta y si al mes el vehículo sigue en la misma situación se procede a su retirada y custodia en un depósito municipal. En ese momento la jefatura de la Policía redacta una notificación al titular del vehículo, dándole 15 días para retirar el vehículo o, como ocurre en la mayoría de los casos, cederlo para su posterior tratamiento selectivo como cualquier otro residuo urbano.

La experiencia indica, según los datos de la Policía Local, que más del 60 por ciento de los propietarios optan por no recuperar sus vehículos, ya que la mayoría de ellos no tienen en vigor el seguro obligatorio y ello implica una sanción de 800 euros, a los que además hay que sumar la retirada de la grúa y los costes de custodia de los coches.

Además, el actual proceso de tratamiento de los coches abandonados tiene muy poco que ver con el de hace unos años, ya que muchos de los elementos son reciclados y reutilizados para contribuir a la conservación del Medio Ambiente. Ahora, el primer paso es someter al vehículo a una descontaminación previa, eliminándose los elementos más peligrosos como la batería, objetos electrónicos, restos de combustible y aceite lubricante. Después de retirarlos ya se procede al achatarramiento del vehículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here