La Coordinadora de AMPA de Burjassot manifiesta su apoyo a la supresión de una unidad de Secundaria en el IES Juan XXIII

La Coordinadora de AMPA de Burjassot ha manifestado su apoyo a la supresión de una unidad en primero de ESO en el IES Juan XXIII, centro concertado, decidida en el último arreglo escolar. El día 11 de mayo, el Consejo Escolar Municipal convocó a sus miembros de forma urgente con menos de 24 horas de antelación, lo que produjo que a los representantes del sector de familias de los centros públicos les fuera imposible asistir. En esta sesión del Consejo Escolar se decidió apoyar las alegaciones del centro para que no se suprimiese una unidad de Secundaria de las cuatro con las que cuenta este centro.

La organización explica su postura alegando que hasta ahora han sido los centros públicos los que han padecido la supresión de unidades sin que se afectara a los centres concertados. Este año, en el arreglo escolar en Burjassot, en principio se cerraba una unidad de 3 años en el CEIP Joan de Ribera y la de 1º de ESO en el Juan XXIII. Con las alegaciones, la unidad de 3 años del Joan de Ribera se ha abierto, pero creando, de momento, una sola unidad con los niños de 3, 4 y 5 años.

La coordinadora considera que hay bastantes unidades de 1º de ESO en los centros públicos y concertados del pueblo y con la bajada de la matriculación sobra una y, por primera vez en el municipio, en vez de cerrar una unidad a los IES Vicent Andrés Estellés, Federica Montseny o el Comarcal (todos totalmente públicos y que han sufrido más de una vez la eliminación de alguna de sus unidades en alguno de los niveles), se hace en un centro concertado. “El cambio de tendencia responde a un cambio en la política educativa de la Conselleria de Educación”, apuntan.

Los representantes de los padres y madres señalan que “el dinero de las AMPA en los centros concertados no sirve para mejorar la intervención de las familias en la educación de sus hijos e hijas, sino para pagar gastos del centro que teóricamente deberían ser costeados de otra manera y observamos algunas cosas que no contribuyen a formar niños y niñas en igualdad”. También se quejan de no haber “visto nunca a ninguna madre o padre de estos centros reivindicar con nosotros los ataques que padecía el sistema de enseñanza público (en el cual teóricamente están incluidos). Siempre que los hemos invitado a participar de las reivindicaciones de la Coordinadora se han desmarcado. Pero nosotros seguiremos invitándolos a que se unan a nosotros en la reivindicación de un sistema público universal y no desistiremos en la tarea de explicarles que estamos convencidos de que este es el mejor para nuestros hijos e hijas, para todos aquellos que se sienten parte de las clases populares”.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *