La construcción del Museo Etnológico da un paso adelante pero los vecinos denuncian que el proyecto “abandona a su suerte” al Pou del Quint

0
61


El Boletín Oficial de la Provincia (BOP) publica hoy el anuncio de licitación de las obras de ejecución de este centro, incluido en el Plan de Inversión Productiva (PIP) de la Generalitat y que cuenta con un presupuesto base de 580.000 euros.

A partir de ahora, se abre un período de un mes para la presentación de ofertas y, una vez adjudicada la obra, se comenzará la construcción del Centro, que cuenta con un plazo de ejecución de 10 meses. Una vez finalizado, el inmueble mostrará a los ciudadanos los usos y costumbres de la Mislata de principios del siglo XX, cuando la agricultura era el motor de la población.

Sin embargo, este anuncio no ha sido acogido precisamente con entusiasmo por parte de la Asociación de Vecinos del Quint, que lamenta que el proyecto prevé la construcción del Centro Etnológico en una zona distinta a la que, según afirman, la Comunidad de Regantes había acordado con el Ayuntamiento.

Según ha explicado a Hortanoticias su presidente, Julián Martínez, hace tres años los regantes acordaron la cesión del histórico caserón conocido como el ‘Pou del Quint’ al Ayuntamiento con la condición de que se éste acogiera en un futuro el Museo Etnológico de la ciudad.

“El Ayuntamiento no ha hecho ni cado a las condiciones de la cesión de la escritura, ni respeta las reivindicaciones del Tribunal de las Aguas y de los vecinos”, ha subrayado Martínez, quien ha recalcado que el proyecto actual “establece que este museo se va a levantar a una distancia considerable del pozo, que quedará aislado cuando se ejecute el proyecto de ampliación de la Ronda Norte”.

El Pozo, “condenado a muerte”

El representante de los vecinos del Quint ha subrayado que la construcción de este Centro de Interpretación de la Huerta era prácticamente la única salida para conseguir la reivindicación del Pou, una estructura que data de 1915 y que, hoy día, no es más que “un cubo cerrado”.

“Se restauró un poco el tejado, que tenía agujeros, y se ha quitado la teja antigua, pero se han tapiado las ventanas y puertas, sin respetar la fachada. Ahora mismo no es más que un cubo cerrado”, ha lamentado Martínez.

Una de las principales amenazas a las que se tendrá que enfrentar esta casi centenaria instalación es la futura ampliación de la Ronda Norte, cuyo proyecto podría dejar al Pou “totalmente aislado”.

“Nuestra reivindicación es que se traslade la ronda y se cree un complejo integrado en el entorno del Pou del Quint, porque sino esa zona quedará aislada del resto de la población, que si ya de por sí tiene poco terreno, con la ampliación, se cortará por la mitad”, ha destacado Martínez.

Además, ha explicado que el ámbito de ampliación de la ronda contempla dejar 50 metros a cada lado de la vía, con lo que el Pou del Quint “podría estar en peligro”.

En busca de la ayuda de Europa

Por ello, desde la Asociación de Vecinos están trabajando para que las Corts declaren el edificio Bien de Interés Cultura (BIC), ayudándose del informe favorable del Consell Valencià de Cultura, y para que hasta el propio Parlamento Europeo acuda en ayuda de este edificio en su día imprescindible para los agricultores de Mislata.© Ana V. de las Heras/ Hortanoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here