La ampliación de la planta potabilizadora de La Presa mejorará la calidad de agua de consumo de Valencia y su área metropolitana

0
75

El vicepresidente tercero y conseller de Medio Ambiente, Agua, Urbanismo y Vivienda, Juan Cotino, ha anunciado que la ampliación de la planta potabilizadora de La Presa, en el término municipal de Manises, “supondrá una inversión cercana a los 32 millones de euros con el objetivo de mejorar la calidad de agua de consumo de la ciudad de Valencia y su área metropolitana”.
Cotino ha realizado estas declaraciones en su visita a la instalación donde ha estado acompañado de una delegación brasileña que durante estos días se encuentra en la Comunitat Valenciana para conocer, entre otras cosas, las importantes infraestructuras hídricas con las que cuenta el territorio valenciano.

La Estación de Tratamiento de Agua Potable “La Presa” abastece en la actualidad a alrededor de 700.000 habitantes de la ciudad de Valencia y de su área metropolitana, cuyo abastecimiento se completa con el suministro del agua procedente de la Planta Potabilizadora de Picassent.

La instalación de Manises cuenta con una capacidad de tratamiento de 3, 40 m3/segundo que se van a ampliar con 2 m3/s por lo que alcanzará una capacidad de tratamiento de 5, 40 metros cúbicos por segundo para garantizar las necesidades de Valencia y su área metropolitana los días de mayor consumo.

Además del aumento de la capacidad de tratamiento, la conselleria de Medio Ambiente va a desarrollar acciones para incrementar las instalaciones de pretratamiento y bombeo del agua bruta, se construirá una nueva estación de bombeo de agua tratada.

A través de esta planta se logra que la ciudad de Valencia y su área metropolitana pueda beber el agua procedente fundamentalmente del canal Júcar-Turia, en un 75%, y del río Turia en un 25%.

El tratamiento del agua en este tipo de instalaciones consta de cinco fases, la primera de ellas es la de pretratamiento, oxidación y desinfección de cabecera, la segunda, coagulación, floculación y decantación. Por su parte, la tercera fase, el proceso más importante del tratamiento ya que es la última barrera de retención mecánica de partículas antes del consumo, consiste en la filtración.

Por último, la cuarta y la quinta fase del tratamiento se centra en la desinfección por ultravioletas y residual con lo que se garantiza que el agua llegará al usuario con las condiciones de potabilidad adecuadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here