La AAVV de Aldaia respalda a la mujer que se encadenará para reclamar que le concedan el grado de gran invalidez

0
51

Dolors Carrasquilla se encadenará frente al Palau de la Generalitat el próximo 6 de marzo para reclamar que se le conceda el grado de gran invalidez, así como para reivindicar la difícil situación que los discapacitados están viviendo. Si no consigue una respuesta afirmativa antes del 10 de marzo, iniciará una huelga de hambre.
Ante su desesperada situación, la Asociación de Vecinos de Aldaia, presidida por Juan Carlos Mellado, ha tratado de darle todo el apoyo posible.

Así, el viernes 1 de marzo, se presentó el caso de Dolors en la reunión de Cimera Social y del resto de colectivos y plataformas, como el 15-M o Frente Cívico.

Dolors padece una osteomelitis crónica, una infección en el hueso, desde hace 25 años, lo que le ha llevado a pasar por 35 operaciones en la pierna, llegando incluso a plantearse la opción de amputársela.

En 2009, le concedieron la gran invalidez en Cataluña, pero un año más tarde, en la Comunidad Valenciana, a la que se mudó por cuestiones de clima, se le rebajó a un grado de absoluta.

Ante esto, se muestra irónica, al afirmar que esta valoración se produjo por una “milagrosa mejoría” y asegura que su caso no es el único, ya que diversos trabajadores de Seguridad Social le han comentado que se están reduciendo el grado de las minusvalías.

Este cambio de grado ha supuesto un duro revés económico para la familia de Dolors, que tiene a su cargo a tres personas, ya que la pensión que percibe se ha visto reducida en casi un 30%.

A ello, se suma que ahora debe pagar parte de sus medicamentos, por lo que en muchas ocasiones ha debido prescindir de su medicación por no poder costeársela.

Dolors ha presentado varias peticiones y reclamaciones para que se le conceda el grado de gran invalidez, pero la respuesta de las instituciones ha sido negativa.

Una situación que la afectada no comprende y le lleva a preguntarse qué se habrá hecho con el dinero destinado a las ayudas de discapacitados.

“Estoy muy cansada de estar engañada, llevo dos años en cama”, explica Dolors.

Por ello, el día 5 de marzo ha vuelto a solicitar la gran invalidez con los informes médicos que acreditan y certifican su estado.

Si bien, Dolors asegura que no puede esperar meses a que hagan la valoración y le den una respuesta, que ya espera negativa, por lo que se encadenará frente al Palau de la Generalitat para tratar de conseguir una respuesta por parte de Conselleria.

Una protesta que llegará a la huelga de hambre si no obtiene una solución, ya que, según asegura Dolors con dureza “para morirme de hambre en mi cama, prefiero morirme dignamente y reivindicando nuestros derechos”.

Su determinación es completa y afirma que no piensa rendirse, “voy a luchar mientras mi cuerpo aguante”, asegura.

Aunque Dolors se siente asustada, también se muestra muy agradecida por todo el apoyo que las asociaciones y plataformas le están mostrando.

Especialmente, con la Asociación de Vecinos de Aldaia, que, además de ponerla en contacto con el resto de asociaciones, le ayudará a instalarse en su encadenamiento, ya que por el estado de salud de Dolors, quien debe llevar sueros, requiere ayuda para ello.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here