Infraestructuras abre al tráfico el tramo principal de la calle Valencia de Alboraya

0
71

El avance de las obras de soterramiento de la Línea 3 de Metrovalencia en Alboraya, que está ejecutando la Conselleria de Infraestructuras, va a permitir abrir al tráfico hoy la mayor parte de la calle Valencia, entre la ronda Oeste y la calle Coret i Peris. Se trata de la calle debajo de la cual se ha construido el túnel del metro, cuyos trabajos continúan en el subsuelo mientras se termina la urbanización en superficie, según informó la Generalitat en un comunicado.
El sistema empleado para la construcción del túnel, denominado ‘Cut & Cover’, minimiza la afección en superficie gracias a la construcción de pantallas laterales y una losa superior. La culminación de estos trabajos ha permitido la apertura del tramo indicado, lo que reducirá las molestias a los vecinos, que podrán a partir de hoy acceder a los garajes y circular por esta calle y por las intersecciones de las calles Daniel L’Orxater y San Isidro Labrador.

La calle dispone ya de la calzada y el carril -bici, y se ha abierto al tráfico para facilitar el acceso mientras se trabaja en la finalización de la urbanización, en cuyo diseño han participado los vecinos. Siguiendo sus sugerencias, se ha optado por una urbanización residencial que da preferencia al peatón, con una calzada única, grandes aceras, carril-bici, ajardinamiento y mobiliario urbano.

Las obras de soterramiento del metro en Alboraya tienen un presupuesto de 60 millones de euros y está previsto que finalicen en el primer semestre de 2010. El soterramiento va a suponer la eliminación de tres pasos a nivel muy problemáticos y la construcción de dos nuevas estaciones soterradas, las de Palmaret y Alboraya.

Características de la obra

Las obras consisten en el soterramiento de la línea de ferrocarril, a su paso por Alboraya, mediante una traza, ejecutada en vía doble en su totalidad, que parte de las Cocheras de Hermanos Machado, discurre por las calles Valencia y Canonge Julià, accede a superficie en las inmediaciones del cementerio y confluye con la rasante actual en un punto próximo al puente sobre el barranco del Carraixet, junto a la divisoria municipal entre Alboraya y Almàssera.

El trazado proyectado tiene una longitud de unos 1.669 metros, de los cuales 1.310 (78, 5 por ciento del total) corresponden a sección soterrada y los 359 restantes (21, 5 por ciento) a secciones en trinchera y a cielo abierto.

Durante el desarrollo de los trabajos se mantiene el tránsito ferroviario sobre la línea 3 de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV). Por ello, se ha construido una estación provisional en Alboraya que está prestando servicio desde el pasado 7 de julio, momento en el que quedó fuera de servicio la estación.

Está ubicada en la calle Cortes Valencianas, fuera del ámbito estricto de la zona de obras. En la zona de la antigua estación, se realizaron las labores de retirada de elementos y limpieza de la zona, con el fin de poder ejecutar los trabajos de infraestructura de la nueva estación de Alboraya. Actualmente, se están realizando los muros-pantalla, paso previo al tapón de fondo y la losa de cubierta.

El sistema constructivo a realizar permitirá la reurbanización de las calles afectadas e ir ejecutando la excavación en mina de la traza. De esta forma, en la calle Valencia, se han terminado los muros-pantalla, el tapón de fondo y la losa de cubierta, y ya se están realizando los trabajos de reurbanización, sin llegar a tener afección alguna, una vez concluya la urbanización de la superficie, durante el resto de la obra. Previamente a los trabajos de la infraestructura, se realizaron las labores de desvío de servicio.

Con la ejecución de estas obras desaparecen los tres pasos a nivel existentes en el Alboraya, y quedará liberada del trazado ferroviario la actual travesía, integrada por las calles Juli Just y Canonge Julià, que se recuperarán como viario público. La liberación del terreno que ocupan las vías permitirá crear un gran parque lineal en el centro de Alboraya.

Nuevas estaciones

La solución proyectada supone la construcción de dos nuevas estaciones, Palmaret y Alboraya, en subterráneo, cuya ubicación se corresponde aproximadamente con las estaciones de la misma denominación existentes en el actual trazado en superficie.

La estación de Palmaret se plantea con andén central. Se contempla el acceso al vestíbulo a través del actual edificio de la estación, así como por una nueva zona ajardinada que se inicia desde la Ronda Oeste.

Por lo que respecta a la estación de Alboraya, también se plantea con andén central. El vestíbulo se habilitará en un edificio de estructura ligera, sobre la superficie de la calle, que materializa su integración en el espacio urbanizado superior; en él se dispondrá el módulo de control y la cancelación. Estará dotada de ascensor, escaleras mecánicas y escaleras fijas, que se encontrarán ubicadas en el extremo sur del andén, del lado del centro de la ciudad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here