Hallan restos óseos al abrir una fosa en Torrent tras la denuncia por un supuesto caso de bebé robado

0
123

La sección de Menores de Fiscalía Provincial de Valencia ha encontrado restos óseos al llevar a cabo la apertura de una fosa en el cementerio de la localidad de Torrent, como consecuencia de una denuncia por un supuesto caso de bebé robado, según ha informado el ministerio público en un comunicado.
En la apertura, llevada a cabo el lunes, han participado además de la sección de Menores de Fiscalía, el Arzobispado de Valencia, la Clínica Médico Forense y el Grupo de Menores y Policía Científica de la Policía Nacional.

La apertura se ha realizado en el marco de las diligencias de Investigación Penal abiertas en la Fiscalía Porvincial con motivo de la presunta sustracción de bebés. El resultado ha sido la localización de restos óseos procedentes de un bebé que serán comparados con el ADN de familiares denunciantes a fin de determinar la probabilidad de coincidencia con ellos.

La Fiscalía de Valencia continuará con la práctica de las exhumaciones, “en los casos que proceda”, e informará a los medios de comunicación tras la realización, “a fin de preservar la intimidad de las familias”.

La última exhumación realizada en Valencia tuvo lugar el 18 de mayo en el Cementerio Municipal de Burjassot. En la fosa abierta se localizaron igualmente restos óseos que serán comparados con el ADN de los familiares. Días antes, el 14 de mayo, se llevó adelante otra exhumación, esta vez en el Cementerio de Benimaclet, en la que también se encontraron restos óseos al abrir una fosa.

Anteriormente, el 12 de marzo la sección de Menores de la Fiscalía de Valencia ya localizó restos óseos de bebés al abrir dos fosas en el Cementerio de Valencia, dentro de las diligencias de investigación penal que se siguen en estos casos. En ambas fosas se compararán los restos con el ADN de familiares.

Según confirmó el pasado mes de febrero la fiscal jefa de Valencia, Teresa Gisbert, este órgano ha ordenado realizar varias aperturas de fosas donde presuntamente están enterrados los restos mortales de bebés fallecidos pero cuyas madres sospechan que realmente no murieron y que fueron entregados a otros padres tras una transacción económica. Es lo que se ha denominado ‘casos de niños robados’ entre la década de los 50 y los 80.

Gisbert indicó en ese momento que en Fiscalía, donde ya había recibido alrededor de 80 denuncias por casos de ‘niños robados’, lo primero que están tratando son aquellos supuestos “más claros”, que son sobre los que ya se había ordenado las primeras exhumaciones de restos. Respecto al resto, la fiscal puntualizó que estaban recopilando información a través de la Policía Judicial porque “muchas veces no se sabe quién es el implicado hasta que no ves la documentación médica y lo encuentras”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here