Godella estudia sumar los terrenos de Lamiplast al espacio liberado por el soterramiento del metro para reordenar la zona

0
65

El Ayuntamiento de Godella está estudiando los terrenos que liberaría el soterramiento del metro para, hacer un nuevo ordenamiento urbanístico de la zona, y permitir que Conselleria financiase la parte de la obra que exige al municipio. Junto a los 310 metros de vía que quedarían libres, el Consistorio podría estar estudiando la inclusión del terreno de la empresa Lamiplast, junto al paso a nivel de la calle Arzobispo Fuero.
El concejal de Deportes, Ginés Ruiz, dejó entrever esta posibilidad en el acto informativo sobre el soterramiento organizado por las delegaciones del Bloc de Godella y Burjassot, celebrado el 15 de diciembre en este último municipio. Según Ginés, “Lamiplast es un muerto para Godella ya que, junto al corte de la carretera por las barreras del metro, la empresa también colapsa el tráfico cada vez que llegan camiones”.

En este sentido, Ruiz aclaró que el Ayuntamiento está obligado a planificar la reurbanización de la zona, “porque cuando se entierren las vías habrá que plantear qué vamos a hacer con ese espacio”.

Por ello, la negativa del Consistorio a cofinanciar al 50% la obra de enterramiento de las vías que exige Conselleria, como ha pasado en Burjassot, sólo deja la alternativa de ceder los terrenos a la Conselleria para que construya y obtener así las plusvalías necesarias para la financiación. Ello pasaría por una negociación entre la entidad local y autonómica para establecer, tras la reordenación en el PGOU, qué construcciones podrían elevarse en ese suelo.

“Eso no significa que estemos en contra del soterramiento, pero no estamos dispuestos a ceder porque entendemos que la obra es competencia de la Generalitat”, explicó Ruiz. En este sentido, el portavoz de la agrupación de Burjassot, Jordi Sebastià, afirmó que en ningún pueblo se esta financiando esta obra a través de la recalificación de terrenos “para luego especular y obtener las plusvalías, porque es ilegal”.

Traslado de la estación

Durante la legislatura anterior, Conselleria remitió un proyecto a Godella en el que expropiar 13.000 metros cuadrados en los que se incluían 15 casas y 16 establecimientos. La anterior alcaldesa, Rosa María Roca firmo un preacuerdo con toda la comunidad vecinal en contra. “Un documento que no llegó a rubricar realmente, por lo que el preacuerdo carece de validez jurídica”, apostilló Ruiz.

Así, la única modificación que se ha presentado al municipio en su proyecto es la de trasladar la estación de Godella a la calle Bertomeu, tocando parte de terrenos de la huerta. Junto a la liberalización de los terrenos que ocupan ahora la vía, y la posible unión del espacio que ocupa Lamiplast, si se llegara a un acuerdo con la empresa, Godella podría presentar una alternativa viable a Conselleria para desbloquear el proyecto.

“La situación actual es de in pass” confesó el edil godellense, ya que mientras no aporten una alternativa de financiación a Conselleria, el proyecto no avanzará, y por tanto la tercera fase de la obra de Burjassot tampoco. “Por eso también presionan a Godella con el colector de aguas pluviales de Burjassot, que debe realizarse de forma paralela al soterramiento”, afirmó Ruiz.

Avance de la primera fase

Según explico Sebastià durante la reunión, la primera fase del proyecto en Burjassot, que sale de la estación de Empalme hasta la entrada en la huerta, está muy avanzada. A falta de expropiar y derribar una nave, “la obra podría unirse con el trazado actual hasta su entrada en el núcleo urbano, lo que Infraestructuras podría aprovechar para centrarse en este punto conflictivo y no en la huerta” indicó Sebastià.

Además, Sebastià confirmó que no existe un proyecto para la tercera fase de Burjassot, que atraviesa el municipio hasta Godella. De hecho, “el nuevo proyecto de planeamiento es el mismo que remitieron al Ayuntamiento en 2007, salvo una pequeña variación”.

“Se nos ha querido vender la moto de que el protocolo firmado entre el Ayuntamiento e Infraestructuras es inamovible y que por ello no existen alternativas, cuando no es así” indicó Sebastià. A ello añadió que ese documento, rubricado a finales de 2006, “cuenta con firmas duplicadas de entidades vecinales, o de otras que no existían o sin identificar, evidenciando la fragilidad del compromiso”.© Hortanoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here