ESIC Valencia presenta un nuevo modelo de valoración de futbolistas en su relación de patrocinios con las marcas

0
122

Valencia CF. Pretemporada 2013

El fútbol en España supone entre el 1% y el 2% de la economía y además los futbolistas se han convertido en grandes iconos de la comunicación. Este hecho provoca que hayan adquirido un valor para ellos mismos, sus clubs y por supuesto para las marcas.

Así, la utilización de futbolistas reconocidos favorece el recuerdo de las marcas existiendo diversos modelos de negociación en función de las contraprestaciones. En este contexto, el “precio” resulta de una puja, sin existir un medio para medir o comparar el resultado final de la negociación.

Mientras otros estudios se centran en el valor del fichaje-traspaso, su valor mediático y el valor global del jugador como “marca”, el nuevo sistema presentado por ESIC establece un valor del jugador en relación a la prescripción de una marca.

Según el estudio llevado a cabo por la escuela de negocios basado en más de 2.000 entrevistas realizadas, “el fútbol se está convirtiendo para los consumidores en un negocio, en el que prima conseguir “estrellas” y vender camisetas, en detrimento de construir un proyecto deportivo que potencie la cantera”.

¿Qué variables influyen en el valor de un futbolista?

El estudio aporta que una de las principales variables que determinan el valor de un futbolista se sustenta en el grado de conocimiento que de él tiene el público. Así, un incremento de un punto en el conocimiento del futbolista incrementa exponencialmente un 8% su valor de imagen.

Otras variables que pueden influir en su valoración son los goles que consigue, la imagen que proyecta, los títulos conseguidos, los tantos decisivos en los que ha participado, su grado de simpatía, su físico, su edad, el equipo en el que juega así como la posición que ocupe en el campo.

El nuevo “Modelo ESIC de Valoración de Futbolistas”, además de permitir obtener un valor económico objetivo para la negociación entre marcas y jugadores, permite que los jugadores puedan planificar su desarrollo de imagen, potenciando aquellos valores que más repercusión tienen en su valor económico, pensando por ejemplo en sus resultados obtenidos o en la decisión de qué club es más interesante para jugar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here