Emshi se querella contra responsables de la gestión de la depuradora de Pinedo por irregularidades en facturas

0
56

La Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi) ha presentado una querella en el juzgado de Instrucción número 1 de Valencia contra varios responsables de la gestión de la depuradora de Pinedo, encargada a la Empresa Metropolitana de Aguas Residuales de Valencia S.A. (Emarsa), actualmente en proceso de liquidación, por presuntos delitos de estafa, administración desleal y malversación de fondos públicos.
Emshi, en su condición de liquidador único de Emarsa, ha interpuesto esta querella según se acordó en la Junta de gobierno de fecha 7 de octubre de 2010, tras detectar “muy notables diferencias” entre conceptos facturados y materiales existentes –o “directamente ausentes”–; la “reiteración” de “irregularidades” en sucesivas facturas; y la coincidencia en las mismas personas de la representación legal en varias de las mercantiles implicadas –e incluso el “posible vínculo de familiaridad” al coincidir apellidos en ellas–.

En concreto, la querella se dirige contra el apoderado de Emarsa, Esteban Cuesta; el director financiero de esta entidad, Enrique Arnal; la administradora única de Mantenimientos Valmasmark S.L. y de Construcciones y Reformas Rocafort S.L.; el administrador único de Microprocesadores Valencia S.L y también apoderado de Sofitec Informática S.L.; y el administrador único de Sofitec Informática S.L.

En el escrito figura que en la recogida de documentación, tras acordarse el 26 de julio de 2010 la disolución de Emarsa, las mercantiles implicadas presentaron ante la Emshi diferentes reclamaciones de saldos pendientes a su favor: Microprocesadores Valencia (200.321, 27 euros); Sofitec Informática (200.503, 70 euros); Construcciones y Reformas Rocafort (413.467, 69 euros); y Mantenimientos Valmasmark (281.464, 43 euros).

Emshi, al advertir discrepancias entre las facturas reclamadas a Emarsa y los activos de la mercantil, convocó a todas las partes implicadas para aclarar los extremos contradictorios de las deudas pendientes en un acto en el que el apoderado de Emarsa manifestó que él no comprobaba la efectiva realización de las obras que figuraban en la factura y que las rubricaba porque venían ya conformadas por el Departamento Financiero por cualquier personal de la empresa.

Por su parte, el jefe de Mantenimiento de la empresa Emarsa, Juan José Sánchez, indicó que si en las facturas de las Construcciones Rocafort existen suministros de material, “no es cierta la factura”, puesto que esta mercantil “sólo aportaba los trabajos de un oficial y un peón, no suministrando nunca material ni instrumental necesario para la realización de la obra”.

En cuanto a la empresa Mantenimientos Valmasmark, Sánchez señaló que no conocía a la empresa, que nunca había visto ninguna factura de las que se le mostraron, y manifestó que los trabajos no se podían comprobar porque nunca habían sido realizados, ya que él no había visto nunca a nadie de esta mercantil en Emarsa.

Respecto de las empresas informáticas Sofitec Informática y Microprocesadores Valencia, se le indicó al representante de estas entidades que la valoración efectuada por su empresa difería mucho del suministro de material que constaba en las facturas, y éste manifestó que había suministrado todo el material, si bien hacía constar que había cosas facturadas por error como tarjetas de televisión, de las que manifiestaba su voluntad de hacer los abonos correspondientes a las facturas.

La querella recoge las facturas con fechas entre enero y junio de 2010 fueron conformadas por el gerente y apoderado de Emarsa, quien asimismo firmó los pagarés correspondientes para su abono. Ni él ni el gerente apoderado, Cuesta Anguix, aceptante de las facturas y firmante de los pagarés “ofrecen una justificación razonable de las anomalías” expuestas. Así, Emshi entiende que la “ausencia de justificación alguna” o su “poca solidez” apuntan a “indicios de ilícito penal que deben ser investigados por los tribunales”.

Ante esta situación, pide al juez que admita la querella, acuerde las correspondientes prácticas de diligencias y, como medida cautelar, los querellados pongan una fianza de 1.095.757, 09 euros para Cuesta y Arnal –para cada uno–; de 413.467, 69 euros para la administradora única de Mantenimientos Valmasmark; 400.824 euros para el administrador único de Microprocesadores Valencia; y 200.503 euros para el administrador único de Sofitec Informática.

El PSPV se personará como acusación particular

El portavoz socialista en Emshi, Ramón Marí, ha anunciado en un comunicado que su grupo se personará como acusación particular “en el momento procesal oportuno”, y ha manifestado que confía “plenamente” en que la justicia “determine las responsabilidades penales del saqueo a la depuradora de Pinedo”.

Ha resaltado que casi un mes después de que se aprobara la propuesta socialista de querella, ésta se ha presentado en el juzgado, lo que “nos hace confiar que habrá una investigación seria y se determinarán los responsables, que estamos seguros de que son más de los que aparecen señalados”, ha dicho.

“Además de las responsabilidades penales que se deriven de este proceso, es imprescindible que se determinen ya responsabilidades políticas”, ha dicho Marí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here