El pleno de presupuestos deriva en críticas a la gestión de la Generalitat y en un debate sobre la deuda de Alaquàs

0
105

El pleno extraordinario que abordó ayer la aprobación inicial del presupuesto para el 2009 derivó en un debate comparativo entre la gestión del consistorio de Alaquàs y la de la Generalitat por parte de los socialistas y en la persistente crítica de los populares acerca de la deuda contraída por el Ayuntamiento. Las cuentas para el año que viene fueron aprobadas con la mayoría absoluta del PSPV y el voto en contra del PP.

+ Alaquàs aprueba el presupuesto de 2009, que experimenta un recorte de 10 millones de euros

El portavoz municipal del PP, Antoni Monzó, aseguró que los presupuestos planteados por el equipo del alcalde, Jorge Alarte, disminuían las aportaciones a protección y promoción social en un 23 por ciento así como la atribución económica para servicios básicos, que se rebaja en 5 millones respecto al 2008.

Monzó aseguró que la participación ciudadana en la elaboración de las cuentas municipales constituye “la asignatura pendiente del PSPV en Alaquàs” y demandó un esfuerzo por parte del Ayuntamiento para municipalizar ciertos servicios y crear así nuevos puestos de trabajo.

En cuanto a la situación económica del consistorio, criticó la intención de Alcaldía de solicitar un nuevo préstamo de 3, 9 millones de euros para acometer el nuevo presupuesto, así como la voluntad del equipo de Gobierno de refinanciar la deuda a largo plazo, que alcanza los 16 millones de euros.

Así aseguró que la deuda de Alaquàs está “en límites nunca vistos” y criticó que algunas inversiones, como la de mejora de iluminación del polígono industrial, dependieran de una subvención de 60.000 euros.

Por su parte, el portavoz municipal socialista, Vicent Soriano, achacó gran parte de la deuda a las constantes faltas por parte de la Generalitat para asumir sus competencias “lo que supone un agujero de entre 2 o 3 millones de euros anuales para el Ayuntamiento de Alaquàs”, ya que es el consistorio el que tiene que asumir estos servicios, principalmente de educación y servicios sociales.

En cuanto a la falta de participación ciudadana, recordó que existen impresos de solicitud en el consistorio a disposición de los vecinos que necesiten comunicar problemas concretos al consistorio y que se responden por parte del equipo de Gobierno.

Respecto a la política para combatir el paro, se refirió a las solicitudes remitidas a la Generalitat de de contratación de 29 personas a través del Salari Jove, de 6 Programas de Garantía Social y dos escuelas-taller.

También abordó el tema de la deuda en Alaquàs, que ronda los 26 millones de euros. “Estamos en la misma línea que todos los ayuntamientos e incluso por debajo de la media”, y añadió que esta deuda está invertida “en cosas concretas” como el barrio del Olivar, el de Faroles, el Ave María, entre otras actuaciones.

Asimismo, indicó que si el consistorio tiene una deuda de 800 euros por vecino, la Generalitat tiene una deuda de 5.000 euros por valenciano.

El colofón al debate lo puso el propio alcalde, Jorge Alarte, quien agradeció a los populares que “al menos hayan intentado hacer propuestas”.

Alarte afirmó que el presupuesto del 2009 es un presupuesto de responsabilidad para “aguantar el tirón en un año muy difícil”. De la situación de los empleados públicos, destacó el esfuerzo municipal para subirles sus honorarios un 2%, y un 28% de subidas adicionales en casos puntuales. “Este no es momento de pedir más sacrificio a los ciudadanos”, apostilló.

En este mismo sentido, y recogiendo el guante del portavoz popular que aludió a la expresión de “café para todos”, Alarte aseguró que “el café para todos siempre es malo puesto que hay que basarse en la equidad y el sentido del límite”.

Así, se manifestó a favor “del café para los que más dificultades tienen” evitando “los actos insolidarios”.

“Hemos hecho un presupuesto a tenor de los tiempos. Nadie entendería ahora un presupuesto expansivo”, recalcó. Como ejemplos, explicó que el festival de rock anual será el más pequeño de su historia y aludió a que también se reducirán las asignaciones para fiestas, programación del Castell, imagen y promoción.

“Ni un euro se reducirá de los servicios básicos y la asistencia a los ciudadanos”, indicó Alarte, quien aclaró que la deuda actual del consistorio es muy inferior a la de cualquier familia y la justificó desgranando inversiones en colegios como el Cremona o el González Gallarza, equipación juvenil, lucha contra la violencia de género, entre otras. “Nadie podrá quitar ninguna de esas cosas a los vecinos de Alaquàs. La gestión está claro donde está”, concluyó.© Sandra Quintero//Hortanoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here