El picudo rojo acecha a 2.500 palmeras de Paterna

0
34

Ante las críticas de Compromís per Paterna de pasividad, el equipo de Gobierno ha informado de que el Ayuntamiento de Paterna, a través de la empresa municipal de servicios Gespa, ha puesto en marcha un plan de actuaciones contra la plaga del denominado picudo rojo ya que cerca de 2.500 palmeras del municipio están en riesgo por la agresividad de este insecto.
Según fuentes municipales, de acuerdo con la nueva orden de 22 de diciembre de 2009 de la Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación, por la que se establecen medidas fitosanitarias obligatorias para el control y erradicación de esta plaga, el Ayuntamiento actuará preventivamente en todas las palmeras ubicadas en zonas públicas del municipio y de modo subsidiario en aquellas que están en suelo privado.

“Las cerca de 2.500 palmeras que existen en Paterna están expuestas a esta plaga, por lo tanto, además de actuar en aquellas que la padecen debemos velar por evitar nuevos contagios procedentes de cualquier ejemplar que ha sido atacado”, explicó la concejal de Infraestructuras y consejera delegada de Gespa, Inma Contelles.

Desde el pasado verano los servicios de jardinería de Gespa han realizado actuaciones de eliminación o tratamiento de zonas infectadas por este insecto, talando palmeras sin posibilidad de recuperación o aplicando el tratamiento en ejemplares de La Canyada (calles 15, 231 y Barranco del Rubio), Santa Rita, La Merced y La Coma.

El tratamiento que se efectúa en aquellas que todavía pueden recuperarse ha consistido en inundar con insecticida (imidacloprid al 20% alternado con clorpirifos) las partes altas de la palmera, allí dónde el picudo rojo hace sus puestas de 50 huevos de los que nacen las larvas que con el paso del tiempo logran arruinar completamente la palmera.

Otra actuación preventiva ha consistido en trasladar las podas habituales de estas especies a los meses de verano a invierno, ya que debido a las bajas temperaturas el picudo rojo entra en los meses de diciembre a febrero en un estado de menor actividad, siendo menos sensible al olor que desprenden las palmeras cuando se les realizan las podas y evitando así su propagación.

Sin embargo, y conscientes de la necesidad de llevar a cabo una actuación integral, Gespa ha planificado el tratamiento de las cerca de 1.200 palmeras ubicadas en zonas públicas, que se realizará en los próximos meses. Aquellas palmeras que no se puedan salvar serán eliminadas, mediante su combustión en los quemaderos agrícolas.

Por lo que respecta a las palmeras ubicadas en zonas privadas, técnicos de la empresa procederán a advertir a sus propietarios de la obligatoriedad por Ley de realizar un tratamiento contra la plaga. En las cerca de 60 palmeras en fase terminal que se han localizado hasta la fecha se realizará una actuación de eliminación gratuita de las partes infectadas.

Asimismo, en aquellas que están infectadas pero que tienen viabilidad, se les ofrecerá a los propietarios la posibilidad de realizar un tratamiento a precio de coste, que puede rondar los 25/30 euros al mes. “Nuestro objetivo no es recaudar dinero con esta actuación, pero no podemos permitir que hayan palmeras infectadas que pongan en riesgo a las que están sanas y todos debemos hacer un esfuerzo por evitar este riesgo”, explicó Contelles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here