El PAI del Bovalar permanece paralizado desde hace varias semanas

0
96

Las obras del PAI del Bovalar llevan varias semanas paralizadas, según el equipo de Gobierno, debido a que el propietario de la promotora Urbanite está buscando a un nuevo contratista para llevar a cabo el proyecto después de que el propietario de la constructora que lo llevaba hasta ahora, Begar fuera imputado en una presunta trama de corrupción.
Durante el último pleno, y ante las noticias aparecidas en medios de comunicación económicos acerca de la difícil situación financiera de Begar, el grupo socialista preguntó al alcalde, Sebastián Bosch, y al concejal de Urbanismo, Javier Almela, si tenían previsto informar a los propietarios de lo que estaba pasando.

Almela confirmó que Urbanite, SL, promotora del PAI, estaba buscando un nuevo contratista para seguir adelante con las obras pero que el ayuntamiento no tenía intención de informar a los propietarios porque no consideraban que fuera su responsabilidad lo que pudiera suceder.

El PSPV ha recordado que el proyecto siguió adelante a pesar de no estar resuelto el recurso que presentaron en 2006 ante la Conselleria de Territorio, a pesar de las reclamaciones que interpusieron para intentar frenar un PAI con más de 500 viviendas “en unos terrenos no urbanizables y en parte, protegidos”; y a pesar de las alegaciones del ayuntamiento de Godella.

A finales de abril de 2008, el Juzgado nº 2 del Contencioso-Administrativo de Valencia, paralizó cautelarmente las obras a instancias del ayuntamiento de Godella, y los socialistas solicitaron al Ayuntamiento de Rocafort –responsable subsidiario de las obras- que explicara a los propietarios la situación.

No sólo no lo hizo, sino que en el presupuesto de ese año –aprobado definitivamente en el mes de julio- consignaron más de 1’5 millones de euros en ingresos provenientes de licencias urbanísticas y del impuesto de construcciones, pensando en el PAI. “Esa temeridad desequilibró el presupuesto”, asegura Sampedro.

Meses después, el mismo Juzgado levantó la suspensión de solo una parte de las obras y siguieron en la zona situada a la izquierda de la entrada a Rocafort.

En febrero de este año, se descubrió que el aval que había de presentar la promotora del PAI, Urbanite SL, ante el Registro de la Propiedad de Moncada, no existía; y que algunas de las parcelas que formaban el Plan de Actuación Integral (PAI) no estaban registradas correctamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here