El Hospital de Manises crea la primera Unidad de Neurorrehabilitación infantil, ubicada en el Antiguo Hospital Militar de Mislata

0
80

El Hospital de Manises ha creado la primera Unidad de Neurorrehabilitación infantil integrada en un centro público valenciano. El conseller de Sanitat, Luis Rosado, ha visitado las instalaciones, que se encuentran ubicadas en el Antiguo Hospital Militar de Mislata, hoy 25 de julio.
La unidad, dependiente del Servicio de Neuropediatría del Hospital de Manises, atiende los Trastornos del Espectro Autista TEA, conocido como autismo, los trastornos generalizados del desarrollo y el daño cerebral en niños.

Actualmente esta la primera unidad de esta especialidad integrada en un centro público. Al respecto, Rosado ha manifestado que “hasta ahora esta prestación se realiza a través de unidades externalizadas, fuera del sistema público, sin embargo, en este caso lo que hacemos es interiorizarlo al sistema público, y yo creo que va a dar un servicio importantísimo a la sociedad”.

El conseller, junto al gerente del Departamento de Salud de Manises, Vicente Gil Suay, la directora del Centro, Rosa María Franco y el alcalde de Mislata, Carlos Fernández Bielsa, han recorrido los 250 metros cuadrados de nuevas instalaciones en las que actualmente se trata a 27 niños.

La coordinadora de la unidad, María Motos, ha explicado en declaraciones a Hortanoticias.com que se ofrece un servicio de diagnóstico, ya que “detectar cuanto antes el autismo es muy importante”.

El objetivo de la unidad es “fomentar y favorecer la autonomía e independencia de nuestros niños en la medida de los posible”, ha resaltado Motos. Para ello, hay una intervención multidisciplinar, con los servicios de logopedia, fisioterapia, terapia ocupacional y neuropsicología infantil.

También se trabaja con la familia en el Servicio de Orientación y Apoyo familiar, “se interviene directamente con las familias para abordar toda la problemática que representa”, ha explicado la coordinadora de la unidad.

Motos ha remarcado que, además de la intervención con las familias, “todo el equipo está coordinado con el ámbito sanitario, evidentemente, pero también con el ámbito educativo”.

Verónica Martínez es una de las madres que acude con su hijo Maxi, de casi tres años, a la unidad y se muestra muy contenta con los frutos de la terapia.

“En un mes y diez días que llevamos, ha evolucionado de una forma super buena. Antes no te miraba, no se giraba si lo llamabas, ahora lo hace. En los parques se va acercando a los otros niños”, ha contado la madre.

Hace muy poco tiempo que detectaron que Maxi tenía autismo, en diciembre del año pasado. En un principio, su madre creyó que era un problema de audición, pero el médico les explicó que podría ser autismo. Tras acudir al neuropediatra, les destinaron a la unidad.

Ahora acuden tres veces por semana para que Maxi lleve a cabo su tratamiento. Una vez en casa también practican, siguiendo las instrucciones que les dan en la unidad. Verónica Martínez está encantada con el equipo que atiende a su hijo, “las chicas son un grupo espectacular, cariñosas y tratan muy bien a Maxi”.

Las instalaciones en las que realizan las los tratamientos cuentan con salas de terapia y juego dotadas con un equipamiento de última generación, como la sala de estimulación sensorial. © A. Moya/ Hortanoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here