El Ayuntamiento de Mislata pide a Pepita la documentación sobre la posibilidad de que Francisco Balbastre dejara inmuebles al municipio

El Ayuntamiento de Mislata ha remitido un escrito a Josefa Martí, la anciana que mantiene un litigio con la Fundación Balbastre sobre la propiedad de su vivienda, en el que solicitan a esta vecina que aporte toda la documentación de que disponga sobre la posibilidad de que parte del legado de Francisco Balbastre corresponda al pueblo de Mislata como así manifiestan Josefa y sus asesores jurídicos.

Pepita, como la conocen en Mislata, vive en una de las viviendas que pertenecieron a Francisco Balbastre, fallecido en la década de los años 20 del siglo pasado. Ahora mantiene un litigio con la Fundación Balbastre que defiende su legítima propiedad sobre la herencia del ilustre vecino de Mislata como así lo estableció en su testamento. Inmuebles, algunos de los cuales se han vendido y, otros se han alquilado. Pepita defiende que su vivienda le pertenece pues ha vivido en ella durante más de 70 años y ha financiado todas las obras de remodelación.

En su lucha contra la Fundación, uno de cuyos patronos es el párroco del pueblo, Pepita argumenta que Balbastre dejó dicho que sus bienes fueran para el pueblo de Mislata y, en concreto, insistió en que se construyera un hospital para pobres en el edificio del número 16 de la calle de Nuestra Señora de los Ángeles. A pesar de que la adecuación está hecha, ese edificio se utiliza como sede social para clavarías y juniors.

Desde el Ayuntamiento han informado a Josefa de que los servicios jurídicos no disponen de ningún tipo de documentación al respecto de esta posibilidad y, por ello, le han instado a que presente en el Consistorio la información de que disponga “a fin de conocer si existen intereses patrimoniales del Ayuntamiento que hayan podido verse afectados por actos de terceros” puesto que en estos momentos, “no existe constancia de ello en este Ayuntamiento”, según concluye el escrito firmado por la alcaldesa accidental María Luisa Martínez y con fecha de salida 26 de abril.

Hoy mismo, Pepita y su abogado han presentado por registro de entrada documentación dirigida al secretario municipal que demuestra, según aseguran, la existencia de viviendas vacantes desde 1920 hasta 1998 -cuando un tribunal reconoce la propiedad de los mismos a la Fundación Balbastre- y la vulneración del derecho de disponer de un hospital para los pobres según el deseo de Francisco Balbastre.

Para los denunciantes, ambos hechos constituyen un menoscabo patrimonial grave para los ciudadanos de Mislata a quienes el Ayuntamiento está obligado a “proteger y defender” en todas las instancias. Por ello, le piden al Consistorio que, una vez tenga constancia de lo que se le plantea, tome las medidas oportunas para defender los derechos de los ciudadanos.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *