Créditos rápidos: cómo orientarse en este mercado en continua expansión

1
439

Existen ciertas situaciones económicas más difíciles que otras, como la vuelta de vacaciones, una factura cuya cuantía aumentó imprevisiblemente, el pago de una multa inesperada, el arreglo de un electrodoméstico que se rompió o, incluso, sin ir más lejos, el fin de mes, al que algunos no llegan con tanta facilidad como les gustaría. En casi todos esos momentos, lo primero en lo que se piensa es: ¿Por qué no tocará la lotería alguna vez? Pero, hasta que eso no pase, se debe buscar otra alternativa para hacer frente a los gastos del día a día y a los extraordinarios. En esas ocasiones, se puede acudir a plataformas online como Credy24 u otras similares que ofrecen servicios de comparación de portales de préstamo de créditos rápidos.

Todas estas páginas web brindan la posibilidad de obtener una financiación virtual de manera rápida y cómoda. En primer lugar, la persona interesada debe registrarse en la plataforma que desee y crearse un usuario. Después, tendrá que rellenar un sencillo formulario con sus datos personales y, por último, podrá escoger la cantidad de dinero que desee pedir y el plazo de devolución. Al final, solo tendrá que esperar unos minutos para saber si su solicitud está aprobada. Si la respuesta es sí, el dinero será transferido en unos instantes a la cuenta bancaria previamente indicada por el usuario.

Este tipo de préstamos es accesible a muchas personas, independientemente de su situación económica, puesto que muchas de las páginas no requieren ningún tipo de documento para avalar que el dinero será devuelto. Por tanto, personas que no tengan nómina o ingresos periódicos o aquellos que no consigan aval pueden solicitar su crédito rápido sin ningún problema. De hecho, si alguien está incluido en una lista de morosos y necesita capital, también puede acudir a este tipo de webs.

Sin embargo, no se debe correr el riesgo de pedir un préstamo sin antes fijarse en dos aspectos principales: la estabilidad laboral y el nivel de endeudamiento que se tiene hasta el momento, ya que de esas cuestiones dependerá el ser suficientemente solventes para hacer frente al crédito que se está pidiendo. También hay que tener en cuenta las comisiones, ya sean de apertura, de cambio de condiciones, de cancelación anticipada u otras, porque dependiendo las características de éstas, pueden encarecer el préstamo considerablemente.

La gran ventaja de estos portales es que en cuanto se ingresa la cantidad de dinero que se desea, aparecen los gastos que conlleva la solicitud del crédito. Por ejemplo, si se solicitan 300 euros en 15 días, aparece que el total a devolver serán 344.55 euros.

La diferencia que tienen los créditos rápidos y los préstamos bancarios es que no hay que esperar más que unos minutos hasta que el crédito sea aprobado; tampoco se necesitan garantías ni papeleos que el banco requeriría de inmediato y, además, no se necesitan explicaciones, es decir, no hay que dar una justificación de por qué se pide el préstamo. Las plataformas online que ofrecen estos servicios pueden pedir ese tipo de información, pero normalmente solo por estadísticas.

1 Comentario

  1. Hay que tener mucho cuidado con estas empresas de créditos rápidos por que su interes es muy alto, la solucion es aprovechar las ofertas para captar clientes nuevos ya que el credito sale gratis por probar el servicio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here