Compromís pide la cubrición parcial de las farolas de bola hasta que se sustituyan por otras más eficientes

0
69

Paterna es el municipio con más impacto por contaminación lumínica de los que se integran en el Parque Natural del Turia. Tiene 12.000 farolas, 4.000 de las cuales están en la Canyada, el barrio del municipio con más extensión geográfica. Del total de farolas, 3.600 tienen un diseño obsoleto, en forma de bola por lo que Compromís ha pedidio su cubrición parcial hasta que sea efectiva la subvención para sustituirlas.
Estas farolas producen contaminación lumínica, ya que el diseño de bola proyecta la luz al cielo e impide que durante la noche se puedan ver las estrellas.

Además, esta contaminación afecta a la supervivencia de flora y fauna amenazada por el exceso de iluminación nocturna, crea molestias a las personas y las impide conciliar el sueño, según fuentes de Compromís per Paterna.

Por eso, han planteado que el Ayuntamiento instale una cubierta semiesférica negra en la parte de arriba de las farolas de bola mientras no se inicie su sustitución por modelos de bajo consumo.

El Ayuntamiento de Paterna presentó en el ejercicio 2008 un proyecto con el fin de llevar a cabo la sustitución progresiva de las farolas de bola por modelos energéticamente más eficientes.

La Agencia Valenciana de la Energía (AVEN) aprobó este plan de ahorro pero el equipo de gobierno del PP no consignó ninguna partida para el proyecto en los presupuestos de 2009.

“Como consecuencia de la falta de previsión del PP, el Ayuntamiento perdió la subvención y el problema de la contaminación lumínica continúa agravándose”, han señalado desde la misma formación.

Así, este año el consistorio ha vuelto a pedir esta subvención con su correspondiente consignación presupuestaria.

AVEN ha concedido a Paterna la ayuda, que servirá para cambiar aproximadamente 400 de las 3.600 farolas de bola. Pero mientras se haga efectiva y se ejecute finalmente el proyecto, Compromís per Paterna ha exigido una medida urgente que ayudará a disminuir la contaminación lumínica con poco esfuerzo económico: cubrirlas parcialmente para reducir el impacto sobre el cielo.

Aparte de los beneficios ambientales, hay que señalar también que el gasto del alumbrado público en un municipio representa el 50% del gasto energético total, y por lo tanto, para cualquier localidad minimizar este consumo es fundamental.

La portavoz de Compromís, Loles Ripoll, ha señalado la proximidad del Parc Natural del Túria con el barrio de la Canyada, donde están situadas la gran mayoría de las farolas de bola del municipio, y ha advertido del impacto del exceso de luz durante la noche sobre muchas especies del parque.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here