Arnal dice que Crespo, Cuesta y dos directivos de EPSAR se repartían 180.000€ mensuales por la gestión de lodos

0
27

El ex director financiero de la Entidad Metropolitana de Aguas Residuales Sociedad Anónima (Emarsa), Enrique Arnal, ha afirmado que el exgerente de esta misma entidad, Esteban Cuesta; el expresidente de la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi), Enrique Crespo, el exgerente de Epsar en funciones durante más de seis años, José Juan Morenilla, y el ex director de explotación de esta última entidad, Ignacio Bernácer, ingeniaron una estructura para repartirse cada mes 180.000 euros por la gestión de los lodos.
Así consta en una declaración escrita de Arnal, en unas 80 páginas, que ha presentado este viernes ante el titular del juzgado de Instrucción número 15 de Valencia, que investiga un presunto fraude de 25 millones de euros en la gestión de la depuradora de Pinedo, y donde estaba citado a declarar como imputado. Así, en el acto, tan solo ha respondido a las preguntas formuladas por su abogado.

En esta declaración escrita, lo primero que hace Arnal es advertir de que ha contado la verdad, y ha aclarado que Emarsa para él fue un “calvario” por “todas las perversidades” que tuvo que soportar, “algunas obscenas”. Luego concreta que ingresó en Emarsa el 16 de octubre de 1996, y se le “vendió” el puesto de director de Administración. Al poco tiempo se dio cuenta de que su puesto era “un cargo sin mando”, según el escrito al que ha tenido acceso Europa Press.

Sobre el fondo del asunto, en distintos puntos de su escrito, Arnal asegura que Morenilla, Bernácer y Crespo realizaron un plan –en el que también incluyeron a Esteban Cuesta para “llevarse las bofetadas”– para poder enriquecerse “de forma ilícita y millonaria”. En este sentido, afirma que Morenilla, Bernácer y Crespo disponían de los medios necesarios para organizar la “trama Emarsa” y “enriquecerse de forma desmedida”; mientras que Cuesta fue buscado porque “era el perfil ideal: escasa preparación empresarial, buen relaciones públicas, ambicioso y dispuesto a muchas cosas”. Así, entiende que este último “no llegó a Emarsa por casualidad, si no porque era la pieza que les hacía falta”.

En concreto, en lo referente a los lodos, el imputado afirma en su escrito que Cuesta, Crespo, Morenilla y Bernácer ingeniaron una estructura para que, fijando un precio muy superior al de mercado, les quedase el resto para repartir entre ellos. Arnal asevera que desconoce exactamente cuánto pero, en palabras de Esteban Cuesta, ha dado la cifra de 180.000 euros mensuales y que desconoce el porcentaje que se llevaba cada uno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here