Alboraya cuenta con el único centro de acogida de mujeres menores de 18 años embarazadas o con bebés de toda la provincia

0
336

Alboraya cuenta con el único centro de acogida de mujeres menores de 18 años embarazadas o con niños pequeños de toda la provincia de Valencia. El centro de las Hijas de la Caridad San Vicente de Paúl acoge ahora a jóvenes madres con sus hijos pero desde sus inicios en 2010 ha acogido a 40 madres y niños.

El centro, que fue visitado por el conseller de Justicia y Bienestar Social, Jorge Cabré, y el alcalde de Alboraya, Miguel Chavarria, es el único centro de este tipo en la provincia de Valencia ya que además de ayudar a las jóvenes dándoles alojamiento y manutención ofrece ayudas formativas, ayudas para la inserción laboral, ayudas al control marental, control sanitario y control social, según explicaron a Cabré y Chavarria los responsables del centro.

En la actualidad el centro que hoy ha visitado el conseller en Alboraya dispone de 14 plazas de atención residencial (dos pisos de siete plazas cada uno, ubicados en la misma planta del edificio) aunque en la actualidad acoge a 6 mujeres y 5 niños –una de ellas está embarazada-

En este establecimiento, que atiende a menores con medida de protección, embarazadas o con hijos de corta edad, el tiempo medio de estancia suele ser largo, ya que trabajan en la consecución de habilidades para atender a los hijos, así como en la autonomía de las menores y en la medida de lo posible su integración socio-laboral.

Tras la visita al centro, el conseller de Justicia y Bienestar Social, Jorge Cabré, ha explicado “el interés de los menores siempre primará en la toma de decisiones por parte del Consell, que trabaja con el objetivo de garantizar su integración a la sociedad cuando superen la etapa de dificultad por la que cada uno atraviesa”.

Cabré ha asegurado que “el objetivo prioritario para la Generalitat es el retorno del menor a su núcleo familiar de origen, apostando para ello por el trabajo con sus familias biológicas. Preferimos apostar por el acogimiento familiar, como el recurso más idóneo para el interés superior del menor y reservar el recurso residencial para los casos estrictamente necesarios y por el mínimo tiempo posible”.

Por su parte el alcalde de Alboraya, Miguel Chavarria, “el éxito de estas casas es que luego estos menores y sus hijos se integren a la sociedad en las mejores condiciones posibles. Lo más importantes es formarlas y ayudarlas en el cuidado de sus bebés”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here