Acaip denuncia una reducción “dramática” en el número de funcionarios del Centro Penitenciario de Picassent

0
95

La Oficina en Valencia de la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip) ha denunciado que la dirección del Centro Penitenciario de Picassent está poniendo en riesgo la seguridad de los trabajadores al asignar un número menor de funcionarios de servicio que los reconocidos como servicios mínimos.

El sindicato ha asegurado que la situación en materia de personal es “realmente dramática” y ha señalado que en los últimos años se ha ido reduciendo paulatinamente el número de funcionarios.

“En primer lugar”, señala en su comunicado Acaip, “dejaron de incorporarse trabajadores en prácticas, al no haber nuevas convocatorias para funcionarios de nuevo ingreso. Posteriormente, no se han ido sustituyendo a los trabajadores que se jubilaban o fallecían, y tampoco a muchos de los que obtenían plaza en otro centro penitenciario”.

El sindicato también ha denunciado que desde la Dirección se han creado nuevos puestos de trabajo “alegales”, ya que antes no existían y que, además, requieren un mayor número de funcionarios de servicio cada día.

A ello se suma que en los meses estivales, los trabajadores de prisiones también tienen vacaciones.

Por lo que en la mayoría de los módulos se han reducido el número de funcionarios, pasando de dos a uno, y, en aquellos que por volumen de internos o peligrosidad de los mismos había tres, a dos. Ello supone que en varios módulos del Centro un solo funcionario tenga que vigilar a más de 100 reclusos.

Esta reducción afecta, por tanto, no solo a los módulos con internos primarios o poco conflictivos, sino también a aquellos que alojan a internos que han demostrado su inadaptación al régimen de vida normal, que han protagonizado y siguen protagonizando incidentes de forma habitual, entre otros agresiones a funcionarios, e, incluso, a los departamentos de Primer Grado, donde se ubican los internos considerados como muy peligrosos.

Así, Acaip ha concluido que con estos efectivos es “imposible cubrir cada día los servicios mínimos del Centro”, impidiendo su correcto funcionamiento.

Por lo que ha tildado la situación de “límite”, y ha criticado que la dirección no haya optado por llamar a trabajadores que estuvieran descansando para cubrir esos servicios básicos, compensándoles de forma adecuada, no ya económicamente en concepto de horas extras, sino con días libres, como se ha hecho en años anteriores.

Así, ha asegurado que la decisión de la dirección es “temeraria” y supone que “se ponga en un grave riesgo la seguridad de los trabajadores del Centro, a los que además se obliga de forma consciente a que incumplan la normativa interior del Centro, y los protocolos de seguridad del mismo, que están pensados para que haya de servicio en cada departamento un número superior de funcionarios que los que en la actualidad se están asignando”.

Por todo ello, Acaip ha presentado un escrito ante la Dirección del Centro Penitenciario que  aún no ha tenido respuesta.

En el escrito, el sindicato ha dejado claro que “si por desgracia, algún trabajador sufre algún tipo de daño achacable a esa reducción en el número de los que presta servicio, entablaremos las correspondientes acciones judiciales en la vía penal, así como reclamaciones por responsabilidad patrimonial por un mal funcionamiento de la Administración”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here