El PP exige a Gobierno y Consell una mayor coordinación en el reparto de material de protección

298

El Grupo Popular de la Diputación de Valencia ha exigido al Gobierno y a la Generalitat que coordinen el reparto de material de protección en los municipios de la provincia porque en la actualidad «es un caos». Los alcaldes y alcaldesas tienen que trabajar en primera línea siempre y en esta emergencia sanitaria no ha sido diferente, por lo que por culpa de la descoordinación del Gobierno y de la Generalitat están, de nuevo, abandonados.

Tras un primer envío, tanto de la Generalitat como de la primera compra de la Diputación, ya no ha vuelto a llegar material de protección a los municipios. En opinión de los populares, “la ausencia de criterio y esta tardanza en la distribución está provocando la inquietud entre los vecinos de los municipios de la provincia de Valencia”.

La propia recomendación del Gobierno de que todos los ciudadanos usen mascarillas –amparado en criterios científicos, según exponen– ha acelerado esa inquietud, según el PP, al ver cómo está desabastecido el mercado de estos elementos de protección ante el COVID-19.

El Grupo Popular de la Diputación de Valencia asegura haber constatado a través de las numerosas quejas de alcaldes y alcaldesas de la provincia que a día de hoy no están recibiendo este material más allá del primer envío que se destinó a voluntarios, policías locales, personal sanitario y funcionarios que están atendiendo al público al ser las personas que están más expuestas a la infección del virus.

No hay existencias para hacer frente a la fase final del confinamiento y a la salida progresiva de la población pese a los anuncios que en este sentido se han hecho tanto desde el Gobierno como desde la Generalitat.

 

La soledad de los alcaldes

Coordinar los esfuerzos y planificar la distribución resulta básico para evitar que los alcaldes y alcaldesas entren en una especie de competición para ver cómo atienden las necesidades de sus vecinos.

Desde el Grupo Popular quieren evitar ocurrencias fruto de la urgencia y hacer el reparto de manera profesional y no teniendo que recurrir, como ha sucedido durante varias semanas, a la confección de mascarillas caseras y otras actuaciones que alejan al material de protección de la efectividad deseada.

Los primeros ediles son quienes han tenido que enfrentarse de manera cruda a las consecuencias de la emergencia sanitaria y han tenido que promover acciones solidarias, convenios con empresas textiles, y buscar la implicación de los vecinos para suplir la carencia de ayudas de las instituciones estatales, autonómicas y provinciales.

Por ello, los alcaldes están entrando en una especie de competición para adquirir mascarillas que luego buzonean para repartirlas entre la población, o en centros con personas vulnerables y otro tipo de actuaciones que obedecen a la necesidad de tener que utilizar el ingenio para suplir el trabajo que no están haciendo las autoridades competentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.