El Museo de Bellas Artes de València expone una selección de los grabados de Piranesi

338

El Museo de Bellas Artes de València expone, desde hoy y hasta el 30 de enero de 2022, una selección de estampas de Giovanni Battista Piranesi (1720-1778), uno de los grabadores más importantes del siglo XVIII.

La exposición de 'Piranesi. III Centenario (1720-2020)' se compone de cincuenta grabados del artista veneciano que exploran las diferentes facetas de la producción del fantástico grabador, desde sus vistas y monumentos de Roma, hasta las fantasías oníricas de sus cárceles. Estas últimas muestran como, pese a su formación de corte académico, la prodigiosa mente de Piranesi fue capaz de anticiparse al Romanticismo.

Giovanni Battista Piranesi (Mogliano, Venecia 1720-Roma, 1778) inició sus estudios en el campo de la arquitectura de la mano de su tío Matteo Lucchesi. Posteriormente continuó sus estudios con el también arquitecto Giovanni Antonio Scalfarotto y estudió perspectiva y grabado con el maestro Carlo Zucchi. En Roma estudiará las obras de los maestros Fischer von Erlach, Filippo Juvarra y Ferdinando Galli Bibiena. En 1757 es elegido miembro honorario de la Society of Antiquaries de Londres, y en 1761 académico de la Academia di San Luca. El grabador siempre mantuvo su vocación por la arquitectura y le gustaba denominarse 'architteto veneziano'.

Cárcel.

La muestra está agrupada por tres secciones: 'Vedute' de Roma (1745-1778), 'Antichità' (1748-1777) de lugares arqueológicos como Paestum (1778) y las grandes infraestructuras de acueductos, puentes y cámaras subterráneas, recogidos con el rigor y fidelidad que le daban sus conocimientos constructivos e hidráulicos, y 'Carceri d'invenzione' (1745-1761) que recogen la visión sombría y sublime de los espacios gigantescos.

En la presentación de la exposición, el director del Museo de Bellas Artes de València, Pablo González Tornel, afrimó que "Piranesi es, probablemente, uno de los mejores grabadores de la historia, tanto desde el punto de vista de la creatividad artística, como desde el de la minuciosa empleo de la técnica del aguafuerte". Igualmente, ha señalado que "en la obra de Piranesi resulta fundamental su contacto con el también grabador Giuseppe Vasi, el gran cronista visual de la Italia del siglo XVIII". Por otro lado, González Tornel recordó que "Piranesi fue también arquitecto, pero, probablemente debido al carácter revolucionario de sus propuestas, tan solo uno de sus proyectos fue construido, la iglesia de Santa María del Priorato en Roma".

Piranesi estaba dotado de una imaginación prodigiosa y de una técnica excepcional. Recreaba, a partir de los restos existentes, fabulosas y colosales arquitecturas. Plasmaba la idealización de la arquitectura romana monumental y la invención de construcciones descomunales, a la vez que sus grabados transmitían una visión pesimista de la decadencia del presente y despertaba sentimientos melancólicos sobre el discurrir de la historia.

Los grabados que componen la exposición están custodiados en el Museo de Bellas Artes de València fruto del depósito de la colección de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, institución por la que fueron adquiridos en 1798, pocos años después de la muerte de Piranesi. Este conjunto de grabados del artista es de los mejores del mundo, solo superado en España por el de la Biblioteca Nacional.

Los comisarios son Adela Espinós y Joan Calduch, ambos académicos correspondientes de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.