La secretaria del gerente de Emarsa declara que éste la hacía ingresar en su cuenta entre 1.000 y 4.000 euros cada 2 o 3 meses

0
31

María Soledad Gálvez, secretaria durante seis años del entonces gerente de la Entidad Metropolitana de Aguas Residuales (Emarsa), Esteban Cuesta, ha afirmado en una nueva declaración ante el juez que Cuesta le ordenaba ingresar en su cuenta personal entre 1.000 y 4.000 euros cada dos o tres meses.

Gálvez ha declarado, en calidad de testigo, en el juzgado de Instrucción número 15 de Valencia, encargado de investigar el ‘caso Emarsa’, agujero económico en la gestión de la depuradora de Pinedo.

Así, la ex secretaria ha detallado que tanto ella como José Villalba, ordenanza de Emarsa, se encargaban de hacer distintos ingresos en metálico en una cuenta personal de Cuesta, puntualizando que no era de Emarsa.

En cuanto a las cantidades, ha explicado que ingresaba entre 1.000 y 4.000 euros, cada dos o tres meses, y ha agregado que desconoce la “procedencia” del dinero.

La secretaria ha indicado que tenía conocimiento de que Villalba también efectuaba ingresos porque lo vio ella misma.

“Villalba era el ordenanza y una de sus funciones era hacer viajes, y a veces me daba el sobre a mí y Esteban me decía que lo llevara a Villalba”, ha recordado.

Por otro lado, preguntada por la relación que mantenía con el entonces presidente de Emarsa y alcalde de Manises, Enrique Crespo, ha comentado que no trataba directamente con él.

Si bien, ha explicado que en ocasiones le llamaba su secretaria de alcaldía para que fuera a recoger “sobres”, que contenían tickets de restaurantes y de bares.

Tras recoger los sobres, Gálvez los entregaba a Cuesta, y a los días, el jefe de Contabilidad de la entidad, Santos Peral, le daba otros sobres cerrados para que los llevara a la alcaldía de Manises.

Ha indicado que ella siempre entregaba los sobres que le daba Santos “a la secretaria”, y ha agregado que sabía que transportaba dinero porque “sonaban monedas”, con lo que decidió abrirlos.

Gálvez ha asegurado que esto ocurría aproximadamente una vez cada dos meses, a lo largo de un año.

En cuanto a las cantidades que entregaba en el Ayuntamiento de Manises, ha indicado que no llegaban a los 150 euros, pero tampoco sobrepasaban los 300.

La ex secretaria también ha testificado que Cuesta recibía visitas “sin tenerlas previstas”, y entre ellas ha citado a un amigo de éste, detective.

Este hombre, según ha afirmado, le mandó un whatsapp “muy extraño” en el que señalaba que “en boca cerrada no entran moscas”. Aunque luego le comentó que se había equivocado de persona.

Gálvez ha aclarado que este hombre tenía su teléfono porque le tuvo que llamar en un par de ocasiones para concertarle una cita con Cuesta, y ha concretado que recibió este whatsapp después de trabajar en la depuradora, “hará un año y medio, creo”, ha aseverado.

Por otra parte, a Gálvez se le ha mostrado durante su declaración una anotación en una agenda del año 2004, en la que se puede leer: ‘Reunión Crespo, Camps, JC Gimeno’, y al respecto ha indicado que ella realizó este escrito, tal y como se lo dictó Cuesta.

Preguntada, en este sentido, si cuando anota “Camps” se le dice que se trata de Francisco Camps o de otra persona apellidada Camps, ha manifestado que no lo puede recordar.

Además, respecto a Francisco Camps, ha indicado que la mujer de Cuesta, Cristina Segarra, tenía una relación “íntima” con la familia Camps, “porque cuidaba a los niños del señor Camps”, ha dicho. Pero no ha podido concretar la relación entre Camps y Cuesta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here