La Plataforma contra la subestación eléctrica recoge un centenar de adhesiones para paralizar el proyecto

0
38

Un centenar de asociaciones de Benetússer ya se adherido a la Plataforma que solicita la paralización de la construcción de la subestación eléctrica cerca del colegio Blasco Ibáñez y del casco urbano de la población. Así se escenificó en la sesión informativa celebrada el pasado miércoles en el salón de plenos del Ayuntamiento.
La sesión sirvió para formalizar la creación de la plataforma en contra de la ubicación de la subestación en la partida de Sant Jordi y para comenzar el proceso de adhesión de todas las entidades presentes.

La alcaldesa de Benetússer, Eva Sanz, acompañada en la mesa por los tres portavoces de los grupos políticos con representación en la corporación y el técnico municipal encargado de analizar el proyecto remitido por la consellería, explicó a los representantes de las entidades locales todo el proceso administrativo y las acciones que se están llevando a cabo dentro de la campaña informativa.

A propuesta del concejal de Participación, Oscar Labiós, la plataforma funcionará de forma asamblearia con la participación de todas las entidades adheridas y con la coordinación del Ayuntamiento. La primera de las acciones es conseguir el rechazo mayoritario al proyecto a través del Plan de participación pública de Iberdrola, por lo que desde el Ayuntamiento y ya con la colaboración de las entidades, se intentará que el mayor número de ciudadanos y ciudadanas expresen su opinión al respecto.

El concejal explicó que la encuesta del plan de participación, además de poder resultar complicada, está también muy dirigida a que no se diga nada, por lo que se han facilitado a las asociaciones un cuestionario ya rellenado para que se pueda fotocopiar y añadir las alegaciones consensuadas referidas principalmente al impacto ambiental.

Las alegaciones se basan en la proximidad al centro escolar y núcleo urbano de la población, al valor de la huerta donde se pretende ubicar la subestación sin tener en cuenta el Plan de acción territorial y de protección de la huerta, al impacto visual y paisajístico de este pequeño pulmón para la población y a las consecuencias negativas probadas para la salud.

También se explica que la calificación de las tres zonas estudiadas en el proyecto, en la que Sant Jordi es residencial, la Pascueleta industrial, y la anexa a Sociópolis ( a la que dará servicio) está calificada como suelo no urbanizable. Respecto a las entradas, la de Sant Jordi es la única que no tiene acceso directo.

Con respecto al metro ligero (proyecto que según el informe de consellería es decisivo para decantarse por Sant Jordi) se alega que “las tres zonas están en igualdad de condiciones” además de recordar que todavía está en proyecto por lo que también podría sufrir modificaciones.

Tras las explicaciones pertinentes se abrió un turno de palabra entre el público. Los presentes aseguraron que “una subestación es una animalada”, “una subestación de 500 metros cuadrados es la mitad de toda Benetússer” o “es aberrante lo que quieren hacer”. Entre los asistentes también se encontraban profesionales topógrafos e ingenieros que aseguraron que “según el plano la subestación está a 103 metros del colegio” y “económicamente es mucho más barato y lógico construirla junto a Sociópolis”.

Con el inicio de la campaña informativa, no se descarta la celebración de una asamblea vecinal con convocatoria a toda la población, y por supuesto movilizaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here