Godella pide paralizar el proyecto de Ikea hasta consensuar soluciones entre todos los afectados

0
78

Un pacto global para trabajar por la mejora de los accesos y las infraestructuras que deben canalizar la gran afluencia de público que, presumiblemente, la multinacional Ikea atraerá hacia Paterna. Esa es la principal exigencia del Ayuntamiento de Godella que ya ha presentado sus alegaciones al proyecto de Ikea en las que ha pedido su paralización hasta que se den soluciones, sobretodo, a los accesos al futuro complejo.
Por ello, y en aras de esa negociación coordinada, Godella ha remitido las alegaciones, no sólo al Ayuntamiento de Paterna, sino también a todas las administraciones afectadas que deberían reunirse para buscar soluciones: el Ministerio de Fomento (propietario de la A-7), la Conselleria de Infraestructuras, y los consistorios de Paterna, Godella y Burjassot, municipios colindantes.

El alcalde de Godella, Salvador Soler, ha explicado que también han solicitado la entrada en las negociaciones del Ayuntamiento de Valencia ya que su decisión de instalar el nuevo campo de fútbol del Valencia en la entrada a la ciudad desde la CV-35 supondrá un incremento de tráfico en la autovía.

Según el primer edil, Ikea tendrá un radio de acción de 200 kilómetros y un área de influencia de 5 millones de personas. Todo ello supondrá un intenso aumento del flujo circulatorio que las dos únicas vías de acceso al complejo (CV-35 o autovía de Ademuz y A-7 o by-pass) no podrán atender ya que se estima que Ikea causará picos de entre 40.000 y 60.000 vehículos diarios “a los que habrá que sumar los de Heron City, los que acudan al nuevo estadio del Valencia y los que habitualmente usan esos itinerarios para sus desplazamientos”.

En ese sentido, Soler ha destacado que el tercer vial de acceso que recoge el convenio que deberá suscribir el Ayuntamiento de Paterna con la multinacional sueca transcurre por el término de Godella y, en la actualidad, “ni si quiera está proyectado”.

Lindes y patrimonio

Además del problema de los accesos, desde el Consistorio se ha hecho hincapié en el problema de delimitación territorial entre los municipios de Paterna y Godella. Ambos municipios lindan en una franja de alrededor de 3.600 metros y el área de objeto de la implantación se extiende en unos 600 metros lineales de esa franja colindante.

La concejal de Urbanismo, Lola Sánchez, explica que “hay un expediente abierto en el Ayuntamiento de Paterna que pretende determinar los lindes entre ambas poblaciones pues no están definidos exactamente y sería una incongruencia y podría ser una ilegalidad que Paterna ejecutara una actuación en un terreno que puede resolverse finalmente que pertenece a Godella”.

Las alegaciones presentadas por Godella se refieren también a la discrepancia de clasificación y usos de suelo limítrofes ya que una parte colindante a la parcela que ocupará Ikea con un uso terciario, se encuentra ocupada por urbanizaciones de uso residencial como son Cruz de Gracia y la Ermita Nueva que, para el municipio “son totalmente incompatibles” pues necesitan de unos servicios y recursos diferentes.

Otra de las alegaciones hace referencia al impacto ambiental de la actuación y es que el Ayuntamiento de Godella ha pedido que en esta declaración sobre la llegada de Ikea se incluya la que no se hizo cuando se construyó el centro comercial Heron City y que, aun siendo una actuación totalmente legal, ha supuesto problemas a los vecinos de los municipios cercanos.

Por otra parte, Godella incluye en sus alegaciones el hecho de que el futuro Ikea se levantará sobre una cantera conocida como la ‘Cova de la Mel’ y que forma parte de las famosas canteras de Godella de las que se extrajo el material para levantar los edificios más emblemáticos de los siglos XV y XVI valencianos. Por ello, ha considerado que debería estudiarse una posible protección de ese entorno. De hecho, el Ayuntamiento ha adjudicado recientemente la redacción del ‘Plan Especial de protección de les Pedreres’.

Además de las alegaciones, Soler ha hecho hincapié en otros aspectos que también deberían de tenerse en cuenta o que deberán debatirse más adelante como que las 3.500 plazas de aparcamiento resultarán insuficientes para los clientes de la tienda de muebles y ha advertido de que ello supondrá que estacionen los vehículos en los puntos de acceso “como ya ocurre en el centro comercial Heron City”, o que el asfaltado de una tantos metros cuadrados de tierra que ahora absorben las aguas pluviales supondrá derivar el agua de las precipitaciones a la parte baja de Burjassot y Godella.

A pesar de mostrarse algo molesto con el Consistorio de Paterna por no ponerse en contacto con los municipios que se verán afectados por este proyecto, Soler ha explicado que estas alegaciones son “una propuesta en positivo” aunque ha asegurado que el Ayuntamiento que dirige hará uso de todas las medidas legales a su alcance para defender los intereses de Godella. © Hortanoticias/Celia Dubal

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here