Condenado a 30 años de prisión por asesinar con una escopeta a dos amigos con los que discutió en un bar de Rafelbunyol

0
96

El hombre acusado de disparar con su escopeta de caza a dos amigos con los que discutió en un bar en Rafelbunyol y que fue declarado culpable por un jurado popular ha sido condenado a 15 años de prisión por cada uno de los dos asesinatos y a pagar indemnizaciones a las familias de las víctimas por un valor total de 500.000 euros además de las costas del juicio.

El acusado, de 67 años de edad, fue hallado culpable de dos delitos de asesinato por un jurado popular y, ahora, el juez ha dictado sentencia tras escuchar a todas las partes. Así, ha determinado que se trata de dos asesinatos y no homicidios, como pedía la defensa, al concurrir la alevosía pues se trató de dos muertes intencionadas. “El acusado disparó sin dar oportunidad alguna de defensa” a las víctimas, según recoge la sentencia.

El texto da como probados los hechos que relataron testigos y acusados de lo ocurrido aquel día: tras almorzar con las víctimas y otras personas en el bar ubicado en la calle del Calvario, la misma calle donde residía el acusado, este mantuvo una discusión con las víctimas: un hombre de 72 años y otro de 41, a los que advirtió de que iba a subir a su casa a por la escopeta para dispararles. Las víctimas y los testigos no tomaron en serio la amenaza pues, según relataron luego los testigos, eran conocedores del carácter del acusado.

Así pues, se quedaron en el bar y no dieron la menor importancia a las amenazas cuando el ya condenado se marchó en dirección a su casa. Subió hasta su piso, sacó su escopeta de caza del armario, tomó tres cartuchos, cargó la escopeta y volvió a bajar al bar. Cuando se encontraba a escasos metros disparó, primero contra Juan Antonio Rubia, que estaba sentado de espaldas y no fue consciente de lo que ocurría y, posteriormente, contra Luis Bellver. Este último, de 72 años, murió en el acto. La otra víctima murió en el traslado al centro sanitario.

La defensa alegó circunstancias de atenuación como una intoxicación leve por ingesta de alcohol y una patología previa de carácter psíquico que pudo agravarse con el alcohol. En el primer caso, el juez señala que el acusado pudo subir hasta su casa, ubicada en un tercer piso sin ascensor, tomar la escopeta y cargarla, una tarea laboriosa que ejecutó con suma precisión dispuesto a lograr su propósito por lo que sus capacidades no resultaban mermadas. Tampoco se apreció patología psíquica alguna más allá de que en 2004 fue tratado por una leve depresión por la que, desde aquella fecha, no volvió a ser tratado.

Por todo ello, el juez ha condenado al acusado a 15 años de prisión por cada uno de los asesinatos y a indemnizar con 120.000 euros a la mujer de Juan Antonio Rubia y con otros 120.000 euros a cada una de sus dos hijas, ambas menores de edad. También deberá indemnizar con la misma cantidad a la esposa de Luis Bellver y con 10.000 euros a cada uno de sus dos hijos, ambos mayores de edad, por entender el juez que no dependían económicamente del fallecido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here