Vecinos de La Coma protestan frente a Bauhaus por la nula contratación de vecinos del barrio

1
136
la coma en bauhaus paterna
(Foto: Álvaro González)

Hace aproximadamente dos años, la Asociación de Vecinos de La Coma comenzó a realizar una serie de acciones con el fin de fomentar la contratación de sus vecinos en la futura tienda de Bauhaus cuya llegada era inminente.

Esperanzados con la oportunidad laboral que se les presentaba, azuzados por las declaraciones de un Gobierno municipal convencido de las bondades de la inversión extranjera para generar empleo en la localidad, desde la Asociación no sólo se encargaron de gestionar los currículos de los vecinos, remitiéndolos a la Agencia de Desarrollo Local (ADL) si no que organizaron e impartieron cursos formativos sobre las habilidades y aptitudes que un gran centro comercial de bricolaje buscaría en sus empleados.

Sin embargo, según denuncian desde la Asociación de Vecinos, ningún residente en La Coma ha sido contratado para trabajar en Bauhaus, ni tampoco se cumplieron las expectativas de contratación para la construcción del nuevo convento y de la tienda, obras de las que se encargó la empresa Bertolín.

Hoy, aprovechando el primer día de apertura al público y tras la fiesta de inauguración celebrada por la empresa, varias decenas de vecinos se han concentrado ante las puertas de la tienda para mostrar su malestar por la ausencia de empleo.

Según ha explicado en un comunicado la Asociación de Vecinos, a partir de noviembre de 2012, se hizo un proceso de negociación desde la Comisión de Formación y Empleo del Barrio de La Coma, con la empresa Bertolín, para que personas capacitadas y con experiencia del barrio pudieran trabajar en dicha obra. El resultado fue de “seis contrataciones temporales y muy precarias”.

“A partir de la experiencia llevada a cabo con Bertolín en la construcción del PAI se han invertido centenares de horas de trabajo técnico y de coordinación entre el Ayuntamiento de Paterna y las entidades del barrio derivando decenas de currículos acordes a los perfiles profesionales demandados. Y todo para nada”.

“Queremos destacar que en ningún momento estamos en contra de los trabajadores ya seleccionados para desarrollar su actividad laboral dentro de la empresa, pero reivindicamos el derecho a que la población de La Coma tenga una oportunidad laboral digna, pues están creadas las condiciones de proximidad y de capacitación en su ciudadanía, para concretar inserciones laborales en este y en proyectos futuros”, han declarado desde la AVV.

En la concentración celebrada hoy también han participado los portavoces de los grupos de Compromís, Juanma Ramón, y EU, Javier Parra. El primero ha criticado el “engaño deliberado” al que ha sometido el Gobierno municipal a los vecinos del barrio porque “sabían que no se podía obligar a una empresa a contratar” y lo que hizo el Ayuntamiento fue suscribir un convenio por el que la empresa se comprometía a tener en cuenta a los desempleados de Paterna. “Pero con ese convenio, a la empresa le bastaba con contratar a una única persona para conseguir la bonificación del ICIO” que le ofreció el Consistorio.

Además, Ramón señala que el PP tampoco quiso invertir en servicios sociales ni en formación los 2 millones de euros que el Ayuntamiento ha ingresado por esta actuación urbanística.

Por su parte, Parra ha criticado duramente al Gobierno municipal al que ha acusado de tener como objetivo final “destruir La Coma” porque es un barrio que se encuentra en la línea de crecimiento natural de Valencia. Por ello, el concejal de EU ha considerado que “hay que ponerle freno” a la política de grandes proyectos que, en su opinión, “no sólo no generan empleo si no que destruyen la economía local” al competir directamente con el pequeño comercio de la localidad.

El barrio de La Coma sufre una tasa de desempleo, según los cálculos de la AVV, del 80%. Además, se trata de un Barrio de Acción Preferente por lo que sus vecinos se encuentran en grave riesgo de exclusión social. Casos como el de Sara, que ha tenido que dejar un trabajo de seis horas semanales y perder la Renta Garantizada porque el Ayuntamiento sólo le pagó uno de los dos bonometros a los que se había comprometido y que tienen un coste de 10, 40 euros, demuestra lo frágil que es la situación de muchos de sus vecinos.

Los años de la crisis económica han agravado la situación de un barrio, ‘propiedad’ de la Generalitat, que está sufriendo continuos recortes en servicios, como el taller de empleo que daba una oportunidad a los jóvenes, y que no recibe la inversión que necesitaría.

1 Comentario

  1. Esta gente amigos mios, quieren gente que se coman el trabajo.
    Esten sanos y digan si amigo/jefe.
    Vais a flipar como no espabileis. Os va a tocar emigrar fuera del bsrrio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here