Quantcast

Un compendio diacrónico del delito en la ciudad: Valencia Canalla, de Rafa Solaz

Rafael Solaz Albert, prolífico autor, investigador y cronista de facto de nuestra ciudad, pero sobre todo, la suya, acaba de publicar Valencia Canalla (con este título,  se presenta en sociedad el prometedor sello editorial valenciano Samaruc), un complejo y erudito estudio sobre  la Valencia menos recomendable, pero igualmente existente, real. En este nuevo trabajo los protagonistas son ladrones, carteristas, falsificadores, tramposos jugadores, trileros, promotores de apuestas ilegales. Es otra Valencia, sin duda,  de la que tampoco reniega, rescatándola, el autor.

Valencia Canalla. Rafa Solaz. Portada

Valencia Canalla, de Rafa Solaz. Portada

Nuestra primera parada es en el propio título de la obra. Solaz que ha puesto de moda la intitulación de  toda una legión de obras que recientemente han florecido sobre la historia, tradiciones y costumbres de la ciudad, cuyos títulos empiezan por el determinante “La” — recordemos sus obras: La Valencia prohibida, La Valencia del Más Allá, La Valencia rescatada—,  ha eliminado aquí el artículo.  ¿Es casual esta desaparición?  No lo creemos.  Solaz no elige, selecciona, en este caso, una parte de la historia o de la vida de la ciudad para el dilecta. No, aquí nos presenta, en documentado estudio diacrónico, la historia del delito en Valencia a lo largo de los últimos 8 siglos. Su propuesta llega hasta nuestros días, y comprobamos que Valencia sigue siendo canalla.

La obra se articula a través de tres grandes capítulos,  parcelas donde el delito anida: Carteristas, chorizos y rateros; Comercio clandestino, ilegal y marginal; y Juegos prohibidos y apuestas ideales. Solaz traza en cada una de ellas una línea temporal independiente, que alcanza a nuestros días.

Es también un recorrido por la legislación valenciana en torno al delito, con la figura histórica del Justicia Criminal, las primeras cárceles de la ciudad (Sant Narcís, puerta de los Serranos), la dureza y atrocidad de las penas (como a un fadrí del loch de Xirivella, al que se le clava la mano de forma pública en la plaça de la Seu el 12 de enero de 1623), que evidencia que los castigos seguían siendo muy duros en los siglos XVII y XVIII, y que podría simbolizar se con la horca ubicada en el Mercado.

Valencia Canalla. Tumulto en la plaza del Mercado. 1873

Tumulto en la Plaza del Mercado, 1873

El recorrido que realizamos de la mano de Solaz nos permite ver el nacimiento de los serenos en 1770, o la terrible policía creada por el general Elío, conocida como la Ronda del Butoni. Especialmente relevante es todo el catálogo de delincuentes relacionados por Solaz, locales o foráneos, como el famoso Luis Candelas que nos visita en 1835. Aquí juega al billar, acude a los toros, y deja su impronta robando al mismísimo alcalde de la ciudad, de acuerdo con el relato de Solaz.

Ya en el siglo XX celebérrimos carteristas delinquen en Valencia, como El Blanquet, El Domenech, El Soro o el famoso Viditas.

También nos ofrece Solaz una visión completa de los delitos vinculados a la actividad comercial, tan boyante en Valencia especialmente desde los siglos XV y XVI, así como la cambiante legislación, que intentaba adaptarse a los nuevos tiempos.  En torno al comercio clandestino surgen figuras típicas de la picaresca: mendigos, falsificadores de productos y monedas y charlatanes, cuyas incansables voces parecen oírse todavía en el relato de Solaz.

Valencia Canalla. Carterista en el tranvía. Dibujo. Años 30

Carterista en el tranvía. Dibujo, años 30. Archivo Díaz Prosper

Solaz nos da importante información sobre la temprana legislación valenciana sobre el juego, que arranca desde el siglo XIII. Algunos juegos como los dados eran considerados nefastos por el propio San Vicente Ferrer. También generó muchas disputas, y afición, el juego de naipes, que se había introducido en la ciudad en la segunda mitad del siglo XIV.

Valencia tendrá en los siglos XV y XVI un papel crucial en dos juegos muy importantes, que se novaron, en el caso del ajedrez, o crearon, en lo concerniente al juego de damas, llamado aquí marro de punta; son juegos que nunca fueron prohibidos. Es curioso que a menudo el ajedrez se haya confundido con el ludus latrunculorum de los romanos, literalmente, juego de los ladrones.

Vemos que entre los juegos lícitos está la popular pelota, siempre que no mediara apuesta de por medio, Valencia Canalla nos ofrece un interesante estudio de la práctica del juego en Valencia, la aparición de los trinquetes, jugadores legendarios, etc.  En las dos últimas centurias fueron muy populares en la ciudad las partidas de cartas y de billar, que las apuestas remitían a la clandestinidad, especialmente en el caso de las peleas de gallos. Entre los criaderos de gallos destacó el de La Casita Blanca de Paterna.

La obra concluye con un utilísimo “Vocabulario básico del maleante”, que, de forma preventiva,  nos convendría a asimilar a todos, pues esa Valencia Canalla, según testimonia Solaz, todavía existe, y se reinventa, con  el mismo ingenio e imaginación con el que late  (la) Valencia del siglo XXI.

Artículo de José Antonio Garzón


 
 
 

Una Respuesta de Un compendio diacrónico del delito en la ciudad: Valencia Canalla, de Rafa Solaz

  1. Salvador Raga Navarro 10 de mayo de 2016 en 20:25

    Las historias que se contienen en esta obra son un fiel reflejo de un pasado donde los truhanes, trileros y otros personajes del hampa y los bajos fondos sobrevivían con tretas propias del oficio. En suma, una obra interesante para explorar.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *