Una investigadora asegura que la obra hallada tras el muro del Ayuntamiento de Florencia es ‘La Batalla de Anghiari’ de Da Vinci

0
47

La escritora e investigadora de Torrent, Dolores García se muestra convencida, basándose en “hechos históricos conocidos”, de que la obra que se oculta tras el muro del Ayuntamiento de Florencia en el que se representa ‘La Batalla de Marciano’, obra del arquitecto y pintor Vasari, y tras la que los investigadores han realizado los análisis anunciados ayer, es ‘La Batalla de Anghiari’ de Leonardo Da Vinci.
“Invito a reparar en el detalle de la misteriosa inscripción que dejó Vasari, primer biógrafo de Da Vinci, en su fresco de La Batalla de Marciano (Cerca Trova, en español, Busca Encuentra). Escrito, precisamente, en una banderola que se encuentra paralela a otra, lo que interpreto como una clara alusión a los dos planos paralelos que pudieron construir los dos muros. No me cabe ninguna duda de que Vasari nos dejó esta clave para encontrar lo que se oculta tras su obra, el que han llamado ‘el Leonardo perdido’, ‘La Batalla de Anghiari’”, asegura García, que califica este hallazgo de “momento histórico”.

La investigadora añade, además, un antecedente: la ‘Trinidad’ de Masaccio que a mitad del siglo XIX fue descubierta en la iglesia Santa María Novella de Florencia al retirar la estructura de un altar que Vasari había construido sin tocar el fresco.

“Durante 30 largos años el ingeniero Maurizio Seracini ha dedicado grandes esfuerzos a perseguir un sueño: rescatar el fresco de ‘La Batalla de Anghiari’ de Leonardo Da Vinci cuando todos lo daban por perdido. Ahora parece que su lucha contra la desesperanza y la oposición de intelectuales y buena parte de la opinión pública está dando sus frutos: parece inminente la confirmación de que el fresco de ‘La Batalla de Anghiari’ se encuentra tras una doble cámara en el Salón de los Quinientos del Palazzo Vecchio de Florencia, oculto tras el muro en el que se encuentra representada ‘La Batalla de Marciano’, obra del arquitecto y pintor Vasari, quien fuera el primer biógrafo de Da Vinci y encargado de redecorar el Salón de los Quinientos ante el deterioro manifiesto del fresco de Leonardo”, según García.

“Dada la gran admiración que sentía Vasari por Leonardo y su obra, no es descabellada la teoría que sustenta Maurizio Seracini de que aquél optara por cubrir la obra de Leonardo anteponiéndole un muro sobre el que pintar él y así evitar la destrucción definitiva de la obra davinciana”, según detalla García, que apoya la teoría de Seracini apoyándose en lo que la investigadora califica de “hechos históricos conocidos”.

“‘La Batalla de Anghiari’ fue un encargo del gobierno de la República de Florencia al pintor Da Vinci, para que decorara una de las paredes del Salón de los Quinientos del edificio de gobierno de la ciudad con un episodio épico que conmemorara las batallas libradas victoriosamente por los florentinos.

Curiosamente, según la investigadora torrentina, “este fresco fue la primera obra que Da Vinci acabó en el tiempo convenido. Probablemente tuviera mucho que ver en ello las condiciones leoninas que le impusieron en el contrato, en el que se le obligó a comprometerse a pagar fuertes sumas a medida que se fuera retrasando en su finalización e incluso una penalización en caso de abandonar el encargo sin terminar, tal y como era bastante habitual en el genio florentino”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here