bánner Auditori Horta Noticias

Una familia necesita 7.000 euros para poder recurrir en un caso de negligencia durante el embarazo

0
151

Carmen Esteve y su familia llevan siete años peleando para que un juez reconozca que durante su embarazo la ginecóloga que le atendió cometió una negligencia y no detectó las numerosas malformaciones con las que su hija Sonia nació. Para ello, y tras conocer el pasado 1 de febrero que habían perdido el juicio, necesitan recaudar los 7.000 euros que les permitirán pagar la tasa para recurrir la sentencia.

Carmen nos explica que el caso de Sonia es único, nació con 16 malformaciones y con el síndrome orofaciodigital en su tipo 1 con variante de Dandy Walker, por lo que tiene una minusvalía del 85%, siendo dependiente para todo.

Normalmente, los pocos casos que nacen con esta enfermedad mueren durante la época de lactancia, pero Sonia ya ha cumplido los siete años porque “es una superviviente”, dice Carmen, “el único caso en España”.

Su madre cuenta que durante todo el embarazo nadie detectó las malformaciones, “hasta el día que nació nadie nos dijo que había nada mal”.

Pero la pequeña nació sin paladar ni encías, con lengua bífida y labio leporino. También carece de falanges superiores en los dedos, que están conectados por una membrana interdigital.

“Muchas de estas malformaciones se detectan antes de la semana 20”, explica Carmen.

Además, padece numerosas enfermedades como consecuencia del síndrome ortofaciodigital, entre ellas, epilepsia, esclerosis y problemas respiratorios.

Por ello, y tras ver cómo los médicos se sorprendían al saber que no habían detectado las malformaciones de la niña durante el embarazo, la familia decidió denunciar por negligencia en los diagnósticos obstétricos

Perdieron el primer juicio por lo que recurrieron la sentencia ante el Tribunal Provincial de Valencia.

“Jamás pensamos que no íbamos a ganar”, explica todavía perpleja Carmen.

El 1 de febrero supieron que habían vuelto a perder, por lo que debían abonar los 65.000 euros de las costas del juicio.

Además, ahora, ante la subida de tasas aprobada por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, si quieren recurrir deben pagar 7.000 euros, un dinero que no tienen.

Su situación económica, que ya se vio muy mermada por los cuidados que requería Sonia, se ha visto afectada por la crisis.

Actualmente, el matrimonio y sus dos hijos, el mayor de 12 años y Sonia, viven en casa de los padres de Carmen, ya que no han podido hacer frente a la hipoteca de su piso.

“Llevamos un año sin pagar la hipoteca de nuestra casa porque el dinero de la hipoteca es para comer. Así que nos fuimos a casa de mis padres, que también están hipotecados”.

Además, los cuidados que requiere Sonia también supone una carga económica, más ahora que la ayuda que percibían por dependencia se ha visto reducida a la mitad y que Sonia ha dejado de ser pensionista, por lo que deben pagar los medicamentos.

A Carmen lo que más le duele es no poder darle a su hija todos los cuidados que necesita porque no tiene recursos para ello.

“Sonia requiere de todo, pero no podemos darle nada. Sé que hay terapias que podrían ayudarle mucho, como la acuaterapia y la tendría que llevar, pero no puedo porque son 2.000 euros mensuales. Hay cosas que podrían mejorar su nivel de vida y no poder dárselas…”.

Esta mujer, que creció en Quart de Poblet y que ahora vive en Bétera, tiene claro que deben conseguir el dinero para recurrir la sentencia, “no me puedo plantar aquí porque sé que tengo razón. No se detectaron cosas que sí se podían detectar durante el embarazo”.

Por eso, se ha movilizado a través de las redes sociales y sus amistades para tratar de recaudar el dinero que le permitirá “seguir luchando por los derechos constitucionales de Sonia”.

Por fortuna, Carmen y su familia no se encuentran solas. Sus amigos y vecinos de Bétera la están ayudando a conseguir el dinero, yendo puerta por puerta con Carmen.

De igual manera, las amigas del colegio que Carmen dejó en Quart de Poblet y que descubrieron su situación a través de la página de Facebook, ‘ Justicia para Sonia’, se pusieron en contacto con ella para ver cómo podían ayudar.

De momento, están preparando varios actos solidarios con los que recoger el dinero que necesitan.

Además, para todos aquellos que quieran ayudar a Sonia, la familia ha facilitado el número de cuenta 2100-2713-63-0100341058 (para extranjeros IBAN ES-85 2100-2713-63-0100341058).

Hortanoticias.com/ Amparo Moya

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here