Una excavación para construir viviendas en Los Molinos saca a la luz una espectacular villa romana

0
73

Las excavaciones que actualmente realiza la constructora Corsan-Corviam en el sector de Los Molinos, donde antiguamente estaba situada la fábrica de galletas Río, para la construcción de viviendas, ha arrojado a luz un interesante descubrimiento: una villa romana de entre los siglos I y IV d.C., la primera que se encuentra en la ribera del Turia desde Valencia a Llíria.
En esta área, de 5.000 metros cuadrados, se han descubierto desde monedas, piezas cerámicas, una copa de vidrio verde tallada con el Crismón de los cristianos primitivos, hasta un extraordinario ‘torcularium’ o prensa de aceite y el ‘praefornium’ o conjunto de conductos por los que circulaba el aire caliente para caldear las salas de las termas.

La prensa de aceite es una resto inequívoco de las labores que se realizaban en esta villa, o casa de campo –segunda residencia al alcance de las ciudadanos mejor posicionados-, que posteriormente, con la decadencia del Imperio Romano se convertiría en residencia habitual, tal y como ha explicado el arqueólogo Ernesto Manzanero.

El contrapeso que se utilizaba para prensar las aceitunas tiene 1, 5 metros de diámetro y pesa cuatro toneladas. Además, ya se han descubierto tres balsas utilizadas para la decantación posterior del aceite, que permitía limpiarlo de impurezas.

A pesar de que las investigaciones arqueológicas llevan ya 28 días en marcha “todo es muy incipiente” y hace presagiar que estos son sólo los primeros descubrimientos de un importante yacimiento, que ahora se documentará con todo detalle, para permitir elaborar una completa recreación en tres dimensiones del lugar.

Bajo el umbral de una puerta se han encontrado también los restos de dos menores, de apenas 5 años y 90 centímetros de altura, cubiertos con piedras y acompañados de dos botellas de arcilla cocida que se enterraban junto a los cadáveres a modo de ofrenda a los dioses o libaciones.

A sólo dos metros bajo tierra se encontraban todos estos descubrimientos que han ocasionado la paralización provisional de la construcción de viviendas proyectadas.

“Hasta ahora los únicos indicios de presencia romana en Paterna era un acueducto y un horno”, tal y como ha explicado el arqueólogo.

Por eso, el hallazgo reseñado resulta “muy importante para la investigación local y un punto de partida importante para documentar” una época poco investigada en este entorno, “un pueblo alfarero desde la Esdad Media” como Paterna del que se han documentado, sobre todo, alfarerías.

La villa romana se articulaba en torno a un patio central, con varias columnas de las que aún quedan los basamentos. Las habitaciones originales aparecen después modificadas, según fue cambiando su uso. Finalmente, al quedar deshabitada la villa, en torno al siglo IV d.C, sufrió expolios cuyos autores dejaron restos materiales, por ejemplo, de haber encendido hogueras en diversas estancias.

“Ahora mismo se están delimitando los espacios y después se procederá a la excavación más incisiva y manual en aquellos puntos donde se considere oportuno”, ha añadido Manzanero, por lo que resulta aún imposible determinar cuándo podrán construirse las viviendas proyectadas en esta parcela.

De hecho, también se piensa excavar la parcela contigua, que pertenece a la empresa municipal SUMPA para poder concretar la magnitud de este descubrimiento que revela cómo la memoria histórica puede diluirse con el paso del tiempo.© Sandra Quintero//Hortanoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here