Quantcast

Una encuesta entre escolares revela que las madres asumen más tareas en el hogar y la familia aun cuando trabajan fuera de casa

encuesta corresponsabilidad escolares quart de pobletAun cuando trabajan fuera de casa, las mujeres siguen asumiendo un número significativamente mayor de tareas en la familia. Esta es la principal conclusión del estudio sobre corresponsabilidad familiar en el municipio, realizado por la Casa de la Dona de Quart de Poblet a partir de la encuesta realizada a 170 niñas y 167 niños de 4º, 5º y 6º de Educación de Primaria de seis centros educativos, tres concertados y tres públicos.

En el trabajo han colaborado cuatro de las jóvenes becadas en el Plan Municipal de Becas para el Empleo y la Formación de Jóvenes Titulados/as y Estudiantes del Ayuntamiento. El concepto de corresponsabilidad, al que se ha evolucionado desde el de conciliación, conlleva que mujeres y hombres se responsabilicen de las tareas doméstica, del cuidado y de la atención de hijas e hijos, ascendientes u otras personas dependientes.

El objetivo, del que todavía estamos lejos como refleja el estudio, es que tanto mujeres como hombres puedan dedicar su tiempo tanto al trabajo remunerado como al personal y doméstico, y disponer de tiempo propio. “Es compartir en igualdad no sólo las tareas domésticas sino también las responsabilidades familiares”, según recoge el informe.

La encuesta facilitada a los escolares recoge 31 tareas y en cada una de ellas tuvieron que especificar quien las realiza en casa: la madre o el padre. Asimismo, también se les preguntó cuáles son compartidas en el seno de la familia.

De los resultados obtenidos se desprende que las tareas domésticas (tradicionalmente vinculadas a las mujeres) como limpiar, cocinar, planchar, lavar, coser… las siguen asumiendo por amplia mayoría las madres, mientras que los padres sólo se ocupan de otras como sacar la basura, controlar las facturas, bricolaje, llevar el coche al taller y trabajar fuera de casa.

Este reparto desigual, que mantiene los estereotipos femeninos y masculinos, se da, incluso, cuando las mujeres trabajan también fuera de casa, mientras que si es el hombre el que tiene un empleo, el número de tareas que asume se reduce aún más.

En cuanto a las responsabilidades que comparten todos los miembros de la familia, son: preparar el desayuno, poner y recoger la mesa, sacar la basura, hacer la compra, ordenar la compra, limpiar la habitación, regar las plantas, cuidar las mascotas, hacer la cama, controlar las facturas y estudiar. También en este caso, y a pesar de compartir, las mujeres se encargan en mayor medida de las actividades, salvo en lo ligado a las facturas.

En definitiva, la distribución general de tareas se realiza de la siguiente forma: las madres se ocupan del 72%; los padres, del 48%; las hijas, del 36% y los hijos, del 31%. Como explica el trabajo, tradicionalmente las tareas de organización y de sustento económico han sido adjudicadas a los hombres, y aquellas relacionadas con la crianza, cuidado y sostén afectivo de las personas y las responsabilidades del espacio doméstico, les han sido adjudicadas a las mujeres.

Sin embargo, paulatinamente las mujeres se han ido incorporando al mercado laboral y al resto de las esferas del ámbito público, “mientras que los hombres no se han incorporado en la misma medida al espacio doméstico y de atención a las personas enfermas y/o dependientes. Esto somete a las mujeres a una doble jornada o doble presencia, y es la causa fundamental de la desigualdad en el uso del tiempo”.

El no repartir obliga a las mujeres a tener que elegir entre el trabajo remunerado y la familia, o intentar hacer las dos cosas a la vez buscando empleo a tiempo parcial, recurriendo al apoyo familiar (sobre todo, abuelas y abuelos) o contratando a alguien para que cuiden de sus hijos e hijas, prescindiendo de su tiempo libre por la sobrecarga de trabajo o renunciando a su promoción profesional porque lleva aparejada una dedicación mayor.

Además de realizar la encuesta, los niños y niñas participaron en el Taller de Corresponsabilidad que organiza la Casa de la Dona.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *