Una denuncia de un vecino de Alcàsser consigue esclarecer una docena de estafas y detener al responsable

foto detenidoLa Guardia Civil ha detenido en el Grao de Castellón a un hombre de 44 años de edad acusado de realizar doce estafas por internet relacionadas con la compra-venta de vehículos. La investigación se inició por la Guardia Civil de Picassent tras la denuncia en el mes de agosto de 2015 de un vecino de la localidad de Alcàsser.

Así se inició la operación Sanmar por parte de componentes del Área de Investigación de la Guardia Civil de Picassent, al objeto de poder esclarecer estos hechos que se estaban cometiendo. Fruto de las intensas investigaciones y de las pesquisas obtenidas por los agentes, se pudo comprobar la identidad del presunto autor de la estafa, implicado a su vez en un total de 12 delitos por estafa.

La fase de explotación desarrollada por la Guardia Civil el pasado día 1 de febrero, se saldó con la detención en el Grao de Castellón de esta persona, varón de 44 años y de nacionalidad española, como presunto autor de delitos de estafa, falsedad documental y apropiación indebida.

Modus operandi

El modus operandi utilizado fue el mismo en todos los casos, el detenido buscaba coches anunciados en páginas web de venta de vehículos de segunda mano y contactaba con sus propietarios interesándose en su adquisición, pidiéndoles para ello fotografías de los turismos y de sus documentaciones.

Esta persona colgaba en otra página web las fotografías obtenidas y ofertaba los vehículos a precios muy atrayentes.

Cuando la víctima contactaba con el detenido, éste, a través de una aplicación móvil le enviaba fotografías del vehículo que no aparecían en el anuncio y de ese modo generaba confianza al futuro comprador, además de enviarle la documentación. Llegado a un acuerdo de compra, se acordaba una señal que podía oscilar entre los 200 y 900 euros y un encuentro para que la víctima pudiese ver y probar el turismo.

Las señales se ingresaban en cuentas bancarias abiertas días antes a la publicación de los anuncios, siendo retirado el dinero en el mismo momento que era ingresado.

Las líneas de teléfono eran tarjetas prepago dadas de alta la misma semana que colgaba el anuncio, deshaciéndose una vez había ejecutada la estafa, lo que impedía que los perjudicados pudiesen contactar nuevamente con el detenido. La cuantía económica estafada por esta persona rondaría los 5.000 euros.

Durante los últimos meses, los agentes de la Guardia Civil, comprobaron que esta persona había cometido doce delitos de estafa: tres en Valencia, dos en Castellón, uno en Alicante, uno en Pontevedra, uno en Barcelona, uno en Badajoz, uno en A Coruña, uno en Madrid y otro en Murcia. Las diligencias han pasado a disposición del Juzgado de Instrucción nº 4 de Castellón.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *