Un tenso pleno que ya tuvo que ser suspendido durante 10 minutos acaba con la expulsión de la portavoz del PP

0
53

Los plenos municipales en el Ayuntamiento de Burjassot mantienen desde que comenzó la legislatura un tenso desarrollo. En el ordinario de febrero, el alcalde, Jordi Sebastià, decidió suspender la sesión durante diez minutos al enzarzarse los concejales del PP con los socialistas y comenzar gritos y abucheos desde el público. Tras retomar el pleno, y en el debate una moción del PP, Sebastià decidió expulsar a la portavoz popular, Cristina Subiela, porque recriminó al portavoz socialista que retirara una afirmación.
Los ánimos estaban ya caldeados desde el inicio del pleno pues fue en el punto cuatro, cuando se debatía si el Ayuntamiento debía apoyar un manifiesto suscrito por las AMPA de los colegios públicos en defensa de la enseñanza pública y reclamando a la Generalitat las inversiones que necesitan los centros de Burjassot cuando el alcalde tuvo que suspender la sesión plenaria.

Las referencias a diferentes casos de corrupción que han salpicado la Comunitat Valenciana y la frase “estamos hartos de ladrones y corruptos” que se recoge en el manifiesto, fue el argumento esgrimido por el PP para votar en contra de la adhesión al manifiesto de las AMPA aunque Subiela reiteró que su grupo está a favor de reivindicar a la Conselleria todas las inversiones que necesite Burjassot y, de hecho, así se comprometió a trasladarlo a Educación.

El apoyo del tripartito (PSPV, Bloc-Compromís y EU) al manifiesto y a esas afirmaciones hizo sacar a la luz en el debate referencias a imputados que militan en todos los partidos políticos, incluido, el primer teniente de alcalde y portavoz del PSPV, Rafa García, implicado en las diligencias previas abiertas por un juzgado por las cuentas de Burjatec.

Cuando este recriminó a Subiela que ella estaba en Emarsa, el grupo popular comenzó a gritar para negar esta afirmación –en realidad, formaba parte de Emshi, como luego reconoció García que había equivocado las siglas- el rifirrafe continúo hasta que el alcalde pidió a la portavoz del PP que se callara, provocando los gritos, abucheos y aplausos del público por lo que Sebastià decidió suspender diez minutos la sesión plenaria.

Cuando se retomó el pleno, el concejal del PSPV Pepe Ruiz tomó la palabra para pedir disculpas al grupo popular “si habían entendido que les llamaba sinvergüenzas” porque, si bien reconoció haber pronunciado la palabra, aseguró que no se refería a los políticos del PP “de este Ayuntamiento”.

El manifiesto se aprobó después del receso con los votos en contra del PP y a favor de los tres grupos del equipo de Gobierno. Poco duró, sin embargo, la calma exigida por el presidente de la corporación pues el pleno acabó sin la presencia de la portavoz popular que fue expulsada después de interrumpir la intervención de García después de que este le espetara que, si tan preocupada está por ahorrar, “que renuncie a los 200.000 euros que el PP cobra de las arcas públicas”.

Subiela exigió que retirara esas declaraciones, que no era cierto que ella cobrara ese dinero del Ayuntamiento y que era una difamación y una manipulación del portavoz socialista. Al no estar en uso de la palabra, el alcalde le advirtió de que si no deponía su actitud, la expulsaría del pleno y así lo hizo.

La sesión continúo con el resto de concejales del grupo popular cuya portavocía asumió Sonia Casaús. El incidente se produjo en el debate de una moción presentada por el PP sobre medidas de ahorro a incluir en el presupuesto municipal que ahora está en fase de redacción.

“La reacción natural de una persona harta”

La portavoz del PP, en declaraciones a Hortanoticias.com, ha reconocido que no está contenta con lo que pasó en el pleno y que se saltó las normas de protocolo pero defiende que fue la “reacción natural de una persona que está harta de insultos, mentiras y difamaciones”.

“Lo de los 200.000 euros es una barbaridad”, mantiene Subiela, quien explica que le pidió al portavoz socialista que rectificara y, ante su silencio y la petición del alcalde de que dejara de hablar, decidió insistir en la exigencia de una rectificación por parte de Rafa García que finalmente no obtuvo.

Su reacción, se justifica la portavoz popular, se debió al hartazgo que sufría después de escuchar durante todo el pleno como “se insulta, difama y miente sobre el PP” y la declaración de García sobre los 200.000 euros fue la gota que colmó el vaso. “Creo que entre los compañeros de corporación nos tenemos que respetar”, opina la portavoz popular, quien ha señalado que, aunque lamenta lo sucedido, no dejará de defender a quien considere que se está atacando sin justificación.

García “lamenta” la actitud de Subiela

El secretario general del PSPV de Burjassot y portavoz del grupo municipal, Rafa García, tras lo acontecido en el pleno, ha asegurado que “lamenta profundamente la actitud de la concejal y portavoz del PP” que, según García, “con su comportamiento, con sus gritos y aspavientos fuera de lugar en el salón plenario obligó a su desalojo”.

El responsable socialista ha indicado que “su actitud de ayer fue un acto de desprecio absoluto al pleno, a las normas de convivencia y al respeto que se le debe en un órgano que representa al pueblo y cuya función principal es ejercer la democracia”.

“Subiela o no entendió o no quiso entender adrede mis palabras, provocando de esta forma un altercado que desviaba la atención del contenido de la misma, puede que intencionadamente”, ha indicado García.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here