Un nuevo proyecto permitirá a los comercios minoristas reducir los gastos de luz, agua y gas y su impacto ambiental

0
20

Con el objetivo de reducir los impactos en el medio ambiente que el sector comercial minorista genera a diario como consecuencia de su actividad, el Ayuntamiento de Moncada ha firmado un convenio con la Conselleria de Industria que permite al pequeño comercio reducir dicho impacto e incrementar la eficiencia en la gestión económica.
Se llevará a cabo con acciones encaminadas a optimizar los gastos de electricidad, agua y gas así como el consumo de materiales. Se estima que el sector comercial puede ser el responsable de entre el 2 y el 3, 5% de las emisiones de dióxido de carbono europeas, cifras que pueden reducirse con el uso de tecnologías más eficientes.

Todo ello se enmarca en el proyecto Life+Green Commerce, una apuesta de la Dirección General de Comercio y Consumo a la que se adhiere el Ayuntamiento de Moncada a través de su Agencia para el Fomento de la Innovación Comercial con el fin de minimizar el impacto ambiental del pequeño comercio de la ciudad.

Una de las herramientas que destacan en el proyecto es la de autoevaluación, a través de la cual los comercios pueden analizar su situación actual y detectar las posibles áreas de mejora en su trabajo diario. Así, con la firma del convenio se implanta en Moncada la metodología de evaluación de establecimientos comerciales que permite obtener, a los comercios que cumplan con los requisitos, el reconocimiento ‘Green Commerce’, un distintivo de compromiso ambiental.

El alcalde de Moncada, Juan José Medina, ha subrayado que, “básicamente, se pretende concienciar al pequeño comercio de que el uso de buenas prácticas permitirá un ahorro energético además de proteger la atmósfera”.

Sostenibilidad medioambiental en el Mercado de Moncada

Desde su proyecto, una de las prioridades respecto al nuevo mercado fue la de construir un edificio que abogara por la sostenibilidad. En esta línea cabe destacar la implantación del Plan de Gestión de Residuos que garantiza una correcta segregación de sobrantes tanto en material orgánico, papel y cartón, vidrio, plásticos, envases contaminados, voluminosos y residuos tóxicos y peligrosos.

Además, existe el denominado mini-punto limpio, una zona ubicada en la entrada principal del edificio para la recogida de baterías de aparatos electrónicos y pilas usadas. En el marco de la eficiencia también se aplica un plan de ahorro energético del mercado con sistema de recogida y control de consumos comunes.

Asimismo, se han identificado puntos de ineficiencia o fuga energética, y se han establecido acciones de corrección y seguimiento. En esta línea, Medina ha apuntado que “se aprovecha al máximo la luz natural que penetra en el edificio, así como la temperatura del entorno con el fin de minimizar y racionalizar los consumos” y ha continuado destacando que “existen fuentes de generación de energía limpia sostenible que también contribuyen al ahorro energético”.

Respecto al consumo del agua, se aplica un plan de ahorro y un sistema de control, además de recogerse el agua de lluvia destinándolo a agua sanitaria. Por último, y en aras de crear un ambiente de confort para el consumidor, las condiciones de temperatura y humedad en el ambiente se mantienen y se garantizan durante el horario de venta.

A todo ello, se suma la calificación de Mercado Excelente que el pasado 2011 concedió la Generalitat al Mercado municipal de Moncada, un distintivo que entre otros aspectos reconoce la calidad del servicio al cliente, las mejoras del sistema de gestión y organización del mercado, la incorporación de las nuevas tecnologías, la conservación y mantenimiento de las instalaciones, la formación continua del personal y la mejora de la imagen corporativa así como el incremento del nivel de satisfacción de los clientes y su fidelidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here