Un jurado declara culpable al hombre acusado de atropellar mortalmente a otro tras enterrar a un pariente

0
60

Un jurado popular ha declarado culpable de un delito de asesinato al hombre acusado de atropellar mortalmente a otro tras el entierro de un pariente de ambos en Torrent. El incidente tuvo lugar en septiembre de 2008. Al parecer, el acusado y la víctima estaban enemistados.
En el procedimiento seguido en la Audiencia de Valencia estaban acusadas tres personas: el supuesto autor material del atropello, por un delito de asesinato, por el que solicitan 17 años de prisión, y los tíos del mismo, a cuya vivienda acudió tras los hechos, por un delito de encubrimiento. Finalmente, el ministerio fiscal retiró los cargos contra estas dos últimas personas.

El incidente tuvo lugar en la tarde del 23 de septiembre, cuando el acusado y la víctima coincidieron en el cementerio con ocasión del entierro de un pariente en común. Al finalizar el acto, sobre las 18.00 horas, la víctima abandonó el lugar junto a una de sus hijas, de 18 años, en dirección a Torrent.

El acusado, según el relato del ministerio fiscal, siguió a la víctima acompañado de su esposa y de sus cuatro hijos menores de edad. Cuando la víctima bajó del coche para comprar tabaco en un estanco, el principal imputado en este caso aceleró su marcha y le embistió con su furgoneta. Seguidamente, tras realizar una rápida maniobra de marcha atrás, aceleró embistiéndole de nuevo y repitió la acción una tercera vez.

A continuación, el acusado abandonó el lugar con la furgoneta a gran velocidad y dejó a la víctima en el suelo inconsciente que, posteriormente, falleció en el hospital. Por su parte, el acusado se dirigió hasta Burriana, donde se escondió en la vivienda de sus tíos. Al día siguiente pudo ser detenido.

Uno de los testigos declaró en la vista que ese día, mientras iba caminando, escuchó un golpe “seco y fuerte” y al girarse vio a una persona tendida en el suelo junto a un vehículo. Siguió andando para informar del accidente a un policía local y para que avisara a una ambulancia cuando “a los pocos pasos, en cuestión de segundos” oyó el chirrido de unas ruedas y le pasó una furgoneta que iba a “bastante velocidad”.

Aunque señaló que no vio hacer la maniobra al vehículo, por el ruido de las ruedas supuso que la furgoneta dio marcha atrás antes de reemprender la marcha. Sin embargo, el testigo apuntó que no podía dar más detalles porque se encontraba a una distancia de unos 40 metros del vehículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here