Un hospital veterinario de Silla operará a Magnus, el pequeño león maltratado por sus dueños

1
262

Magnus-leon

Los responsables del Hospital Veterinario Valencia Sur, de Silla, serán los encargados de operar a Magnus, un leoncito de 4 meses que trabajaba en un circo como reclamo para que el público se hiciese fotos con él, aunque, como no querían que creciera, no fue bien alimentado, causándole un problema en el esófago que le impedía comer alimentos sólidos.

Iván Jiménez, fundador de la ONG Let’s Adopt, explicó que a Magnus “lo utilizaban como un atractivo turístico para hacerse fotos con él a 20 euros la foto, iba de mano en mano. Precisamente, el hecho de que comenzara a perder peso y energía, dejando de ser útil para su “trabajo”, es lo que a la postre le ha salvado la vida, ya que un animal de estas características no podría seguir sobreviviendo sólo a base de líquidos.

Afortunadamente, sus dueños decidieron llevarlo a la consulta de un veterinario que detectó el problema. A Magnus le han diagnosticado una estenosis o, lo que es lo mismo, un estrechamiento del esófago, seguramente una combinación entre un problema congénito y la desnutrición sufrida. Ahora necesita ser sometido a varias intervenciones quirúrgicas para que los veterinarios puedan dilatarle el esófago de manera gradual y conseguir que pueda comer carne y alimentos sólidos.

Let’s Adopt, una ONG que habitualmente se encarga de perros y gatos, ha decidido correr con los gastos de la intervención que necesita el leoncito para ser “casi, casi” como uno más de su especie y que rondarán los 4.000 euros.

El pequeño Magnus lleva menos de un mes bajo los cuidados de los veterinarios del Hospital Veterinario Valencia Sur de Silla y, aunque aún no hace honor a su nombre, ya ha doblado su peso. Cuando llegó, pesaba 11 kilos y ahora, tres semanas después, ha llegado hasta los 22 kilos y ya casi tiene la misma energía que cualquier cachorro de león de su edad. “Hemos logrado ofrecerle una alimentación adecuada, y el crecimiento está siendo el correcto”, explica Nelo Civera, responsable del Servicio de Animales Exóticos del Hospital Veterinario Valencia Sur.

Aunque “hace 2 meses que ya debería ser capaz de tragar carne, solamente podía pasar leche”. Ahora Magnus puede comerse un kilo de pechuga de pollo triturada en dos tomas cada día y, si bien será “un enfermo crónico de por vida”, como confirma Civera, con la dilatación esofágica a la que será sometido “podrá seguir con este tipo de alimentación”. “El leoncito en estos momentos es capaz de dar muestras de felicidad, y él solamente sabe que ahora puede ingerir alimentos que antes no podía, pero va a necesitar que le machaquen la comida de por vida”, explica este veterinario experto en animales exóticos.

Magnus ahora derrocha energía y ha hecho de Nelo su compañero ideal de juegos, y Nelo se muestra muy satisfecho con los resultados tras varias semanas de atención y cuidados al pequeño león. El responsable de la ONG sueña con poder soltar a Magnus en un ambiente natural una vez recuperado de la intervención, pero la realidad es otra, porque no podría sobrevivir en libertad. Al necesitar cuidados de por vida, seguramente tendrá que ser ingresado en un núcleo zoológico cuando reciba el alta médica.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here